•  |
  •  |
  • END

A partir del mes de enero de este año, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, tomó la decisión de no pagar las pensiones de los maestros en base al 100% de su salario, al aplicarles la reformada Ley General de Educación, donde se plantea que las pensiones serán las que resultan de la liquidación establecida en la ley de la institución de seguridad social.

Esta medida no fue comunicada al Ministerio de Educación y ha provocado zozobra en los maestros jubilados, pues sus pensiones se han visto afectadas, y además quedaron en deuda con el INSS.

En la delegación departamental del Ministerio de Educación, en Managua, se nos informó que en los próximos días habrá una reunión con los directores del INSS y el Mined, donde se buscará una solución para no afectar a los maestros jubilados.

“Se espera que en los próximos 15 días se emita un pronunciamiento de parte del INSS, y así responderles a los docentes”, dijo la fuente.

Son 2500 maestros aproximadamente

La sindicalista Ena Fuerte afirmó que en lo que va del año se han jubilado 500 maestros sólo en Managua, y en el resto de los municipios unos dos mil educadores más.

“Son un poco más de dos mil 500 maestros perjudicados, ya tenemos conocimientos de educadores afectados en Masaya y otros departamentos, los cuales han sido comunicados a través de Correos de Nicaragua”, dijo la dirigente de la Unidad Sindical Magisterial.

Fuerte afirmó que los educadores ya se están amparando, pues una vez emitida la resolución de jubilación con el 100%, no les pueden reducir, y mucho menos quitar lo que según el INSS les pagaron de más.

La reforma a la Ley General de Educación se dio en agosto de 2006, por eso los funcionario del Seguro Social no pueden alegar desconocimiento de la Ley, expresó la sindicalista.

Maestra relata su calvario

Una de las afectadas es la maestra Rosa Amanda Hernández, quien cotizó durante casi 30 años al INSS.

Hernández relató que la resolución de su jubilación se emitió en enero de este año, donde se le comunicó que su liquidación saldría de 4 mil 660 córdobas, es decir su salario completo, pues así lo planteaba la Ley de Carrera Docente en el artículo 35.

La Ley dice que “los docentes que hayan cumplido 55 años de edad y 25 años de servicio, o 30 años de servicio, aunque tengan menos edad, tendrán derecho a la jubilación con el 100% del último sueldo básico recibido, o el salario básico que devengue un docente activo de su nivel optándose por el que sea mayor de los dos”.

Tres meses después, refirió la docente, recibe un telegrama del INSS donde le comunican que le van a reducir de su pensión 864 córdobas, quedando su pago en 3 mil 796 córdobas.

“Ahora, además de reducir mi pensión que no llega ni a los 4 mil córdobas, me van a restar los 864 córdobas que supuestamente me dieron de más por cada mes. Lo que pretenden con eso es darnos una pensión de hambre por todos los años de servicio”, dijo la educadora.

Hernández detalló que en su liquidación le dieron 13 mil 980, de los que le van a restar los dos mil 592 córdobas que le dieron de más por los tres meses que tardó su resolución en el INSS.

“En el Seguro Social me dijeron que iban a ver cómo lo resolvían, de tal manera que no me afectara tanto”, narró la docente. Agregó que ella tiene reportadas 1772 semanas en el INSS, y según la Ley de Carrera Docente, con sólo 750 semanas tiene derecho a la pensión completa.

La profesora Rosa Hernández laboró como maestra por 19 años en el Instituto Modesto Armijo, en el Independencia, en el Instituto Diriangén y por último en el Primero de Mayo.