elnuevodiario.com.ni
  •   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Centroamérica es una "región muy vulnerable" para el crimen organizado debido a factores que van desde la falta de desarrollo y el flujo de armas hasta el alto porcentaje de jóvenes en su población, aseguró Antonio María Costa, jefe de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC.

"El crimen organizado se ubica donde hay una sociedad o demografía con fuerte presencia de jóvenes. La mitad de la población de los países de América Central tiene entre 25 y 30 años. También está la disponibilidad de armas que hay en todos los países de la región", manifestó Costa.

A estas causas se unen la inequidad en la distribución de la riqueza en las naciones del istmo, y los débiles sistemas de justicia, señaló el experto. "Es una relación muy peligrosa, jóvenes con armas y una situación de desequilibrio de ingresos; así como una fuerte urbanización. El crimen es un problema urbano sobre todo, (y si hay) flujo de armas entre jóvenes es muy peligroso", sentenció.

El istmo enfrenta el problema de las pandillas
Con unos 40 millones de habitantes, Centroamérica enfrenta el problema de las pandillas juveniles. En Guatemala, El Salvador y Honduras, operan entre 90.000 y 100.000 pandilleros, la mayoría jóvenes marginados, según estimaciones oficiales. El crimen organizado y la delincuencia causan un promedio de 36 homicidios por cada 100.000 habitantes, señaló un reciente informe del Consejo Nacional de Seguridad Pública de El Salvador.

Costa sostuvo que su gestión al frente de la UNODC se centra en fortalecer los sistemas judiciales de la región, básicamente en capacidades de investigación y recolección y análisis de información. El organismo cuenta con "centros de excelencia" para capacitar a autoridades judiciales y de seguridad en Panamá y El Salvador, mientras que para los próximos meses se prevé la habilitación de una entidad similar en Guatemala.

"Es necesario fortalecer a los países para contrarrestar las acciones del crimen organizado. Hay que darle un enfoque regional a esta lucha, sobre todo utilizar los instrumentos de desarrollo en la seguridad y establecer los lineamientos básicos de una lucha contra la criminalidad organizada", señaló.

Costa resaltó también los esfuerzos que realizan los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, por fortalecer acciones conjuntas en el denominado Triángulo Norte de la región, iniciativa a la que espera se sumen también Nicaragua, Costa Rica y Panamá. "Hay voluntad política en la región, pero sobre todo ya se está dando el entendimiento de que no hay otra vía para lograr resultados positivos en el combate al crimen organizado", explicó.

Registros de la UNDOC dan cuenta de que un porcentaje cada vez mayor de las 200 toneladas de cocaína que fluyen hacia Norteamérica cada año, transitan por Centroamérica, una ruta que también es usada para el tráfico irregular de migrantes y armas de fuego.