•  |
  •  |
  • END

La Federación Internacional de los Derechos Humanos, FIDH, y la Organización Mundial Contra la Tortura, OMCT, hicieron pública su preocupación por la salud del periodista disidente Guillermo Fariñas, y a estas preocupaciones se sumó el Movimiento Autónomo de Mujeres, que también condenó la represión que han sufrido las Damas de Blanco en Cuba.

En un comunicado, tanto la FIDH como la OMCT expresaron su honda preocupación por el estado de salud del periodista disidente Guillermo Fariñas, quien está realizando una huelga de hambre seca desde hace casi tres semanas, para reclamar la excarcelación de 26 prisioneros de conciencia seriamente enfermos.

La FIDH y la OMCT reiteraron su preocupación por las condiciones extremas de detención existentes, por la falta de garantías para el ejercicio de la libertad de expresión y de asociación, y, por la represión contra los disidentes y opositores políticos en Cuba.

Estas organizaciones piden al gobierno cubano que brinde la atención médica necesaria a Guillermo Fariñas, que se ratifiquen y respeten las obligaciones contenidas en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, firmado por Cuba el 28 de febrero de 2008, entre las cuales figuran el derecho a la libertad de expresión y a no ser detenido arbitrariamente.

También que se liberen inmediatamente a todos los prisioneros de conciencia, y, en caso de no hacerlo, que inviten a la realización de una misión independiente de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que pueda establecer las condiciones de detención y las garantías que hayan tenido o no a un debido proceso.

Por su parte, el Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, de Nicaragua, condenó el viernes la represión que han sufrido las Damas de Blanco en Cuba durante las protestas que realizaron esta semana contra el gobierno de Raúl Castro, para exigir la liberación los disidentes presos.

“Estas mujeres están armadas únicamente con su dignidad y su valentía, y están siendo reprimidas por defender a sus familiares que están encarcelados, y eso representa un retroceso en el respeto de los derechos humanos”, expresó a la prensa la dirigente del MAM, Juanita Jiménez.

El MAM, que impulsa proyectos de atención a la mujer, es la única organización nicaragüense que se solidarizó con las Damas de Blanco, un grupo formado por esposas y familiares de presos políticos de “conciencia”, en Cuba, que llevan siete años pidiendo su liberación.