•  |
  •  |
  • END

El presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas, envió una nueva carta a la Contraloría relacionada con la información de la maleta electoral de los comicios regionales, donde asegura que de los 5 millones 480 mil córdobas que le aprobaron contratar directamente, sólo usó los 194 mil 683 córdobas para pagar la elaboración de 330 mil boletas.

Haciendo gala del desorden y de la falta de transparencia con que maneja ese poder del Estado, Rivas envió la carta al responsable de la Unidad de Control y Seguimiento de la Contraloría General de la República, CGR, Alfredo Medina Roque, el pasado 19 de marzo, y en la misma deja más que claro el relajo administrativo que existe en el tribunal electoral.

“Error de cálculo”
“Por un error de cálculo se solicitó la suma de un C$ 1,980,000 (un millón novecientos ochenta mil córdobas) para exclusión de procedimientos para la contratación de la impresión de 330,000 boletas a ser utilizadas en los pasados comicios de la Costa Caribe, siendo lo realmente utilizado la suma de C$ 194,683.50 (ciento noventa y cuatro mil seiscientos ochenta y tres córdobas), que es lo que se (le) canceló a la Empresa Inpasa, como efectivamente se demuestra en los soportes que se le remitieron el día 16 de marzo del corriente año”, dice la carta enviada por Rivas, de acuerdo con fuentes extraoficiales.

Rivas envió el miércoles de la semana pasada a la Contraloría información requerida sobre la contratación directa aprobada por los contralores el 28 de enero. El polémico magistrado contrató a Inpasa el 5 de febrero, no envió documentación de las tres cotizaciones que le exigieron los colegiados y no se sabe si en realidad las hizo.

Rivas sólo remitió documentos y comprobantes de pago de lo relacionado la elaboración de las 330 mil boletas.

Las sumas y restas de Rivas
Increíblemente, el titular del CSE añadió en su carta del 19 de marzo, que “de igual forma (lo relacionado a) el material de la maleta electoral, según revisión en nuestros inventarios, esta institución tenía suficiente material para ser distribuido en las 936 Juntas Receptoras de Votos del Atlántico Norte y Sur, por lo que no se utilizó el monto total que se solicitó en la exclusión de procedimientos por un valor de C$ 3,500,000 (tres millones quinientos mil córdobas)”.

Es decir que Rivas, de los 5 millones 480 mil córdobas que le aprobaron en la exclusión de procedimientos, resta el millón 980 mil córdobas como si lo hubiese utilizado todo en el asunto de las boletas, cuando en realidad lo que usó fueron los 194 mil 683.50 córdobas y nadie sabe si usó y en qué los millones aprobados.

Ayer intentamos conocer una versión de Rivas sobre el relajo administrativo y manejo de recursos que menciona su carta, pero al llamar a su vocero, Félix Navarrete, no respondió las cinco llamadas telefónicas que le hicimos ni a los mensajes que le dejamos en su celular.

El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, el único que se opuso a aprobar la exclusión, dijo no conocer la carta, porque no había llegado hasta su despacho, pero que hoy podría hablar sobre ella, pues la pedirá a la dependencia que corresponda.