José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

La desarticulación de una banda de traficantes de armas que proveía material bélico a una organización criminal colombiana, volvió a implicar a Nicaragua en el negocio de la venta ilegal de armamento.

Medios colombianos, como El Tiempo, de Bogotá, informaron ayer que el Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia y el Ejército de ese país, desarticuló una organización dedicada al tráfico de armas que, presuntamente, desde Nicaragua enviaba fusiles, ametralladores, cohetes y municiones a la banda criminal “Los Rastrojos”, y posiblemente, a las guerrillas de las FARC.

Citando a Felipe Muñoz, director del DAS, las autoridades colombianas informaron de los resultados de la operación “Meridiano 82”, por medio de la cual fueron capturados cuatro presuntos integrantes de la organización.

De acuerdo con la información desde el país sudamericano, las autoridades persiguieron y capturaron en las ciudades de Cartagena y San Andrés a Carlos Fernely Rubio Chávez, Xavier Edgardo Acosta Bryan, Daistania Campo Posada y Nubia Isabel Rubio Velásquez.

Las autoridades buscan a Luis Fernando Gómez (alias Mono Parranda) como presunto jefe de la red, y por el que ofrecen una gran recompensa.

Armas para Los Rastrojos
De acuerdo con las investigaciones adelantadas por los detectives del DAS a medios de ese país, el material bélico se negociaba directamente desde países centroamericanos “como Nicaragua, y luego era enviado a la Isla de San Andrés, para transportarlo posteriormente hasta el interior del país por vía aérea o marítima, en lanchas rápidas”.

La información de inteligencia estableció que la organización internacional alcanzó a introducir a las ciudades de Ibagué y Cartagena, cohetes, fusiles y ametralladoras, entre otro material bélico, y comercializarlos con grupos al margen de la ley, entre ellos la banda criminal Los Rastrojos, una de las principales organizaciones armadas al servicio de los cárteles de la droga.

“En principio tenemos evidencias de que hubo un envío (por la red de trafico de armas) a la organización de Los Rastrojos, pero no descartamos que también pudo llevar armas a las FARC”, dijo Muñoz.

De acuerdo con la información, las rutas de ingreso de armas también son utilizadas por los miembros de la banda para transportar cocaína a Estados Unidos, utilizando como puente a Nicaragua y a otros países centroamericanos.

¿Quién es “El Señor de las Botas”?
La organización delictiva estaba asociada, de acuerdo con la información desde el Sur, con una red nicaragüense que se sospecha es manejada por un ex oficial del Ejército de Nicaragua. al que identifican con el alias de “El Señor de las Botas”.

El director del DAS dijo que las armas que llegaban a Colombia con destino a la banda de Los Rastrojos provenían de Egipto, China y Rusia, y eran entregadas por dinero en efectivo y también de clorhidrato de cocaína.

“Esta información permitió que en junio del año pasado, en un procedimiento coordinado por detectives del DAS y unidades de la Armada Nacional, se incautaran en aguas del Mar Caribe más de 1,800 kilos de clorhidrato de cocaína, y se capturó a cuatro personas que están condenadas por narcotráfico, y cuyos casos se manejaron de forma independiente para no entorpecer las investigaciones”, dice una nota de prensa colgada en el sitio web de la DAS.

Noticia recurrente
Felipe Muñoz dijo que a través de la Interpol se solicitará la captura del enlace de la banda en Nicaragua, el supuesto militar retirado “El Señor de las Botas”.

En Nicaragua, el vocero del Ejército, general Adolfo Zepeda, dijo desconocer la información oficial del caso, y expresó sus dudas sobre la finalidad de la información colombiana.

“No conozco la información oficial, en todo caso si las autoridades colombianas quieren nuestra colaboración o información, deberán dirigirse a través de los canales establecidos, que es la Cancillería”, dijo inicialmente Zepeda.

“No conocemos detalles de la información formal, sólo lo que está en internet, noticias de medios colombianos y agencias de cable en Bogotá”, agregó.

Ésta es la cuarta vez que en medios internacionales, entre 2009 y el corriente 2010, se menciona directamente a Nicaragua como país “puente y enlace” de redes de traficantes de armas.

EN demanda credibilidad
Y aunque formalmente ningún país ha vinculado de manera directa a oficiales activos del Ejército, sí señalan a supuestos oficiales retirados de la institución, como en el actual caso denunciado por la DAS en Bogotá.

“Nosotros hemos dado pruebas fehacientes de que hemos estado actuando en contra del crimen organizado y del delito internacional; las autoridades internacionales que se dedican a certificar esas cosas, las agencias de Estados Unidos, incluso, han certificado nuestra lucha, y prueba de ello es que nos lo reconocen públicamente y nos apoyan con recursos”, argumentó el jefe militar.