•   SAN CARLOS/RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

El coronel César Bladimir Peralta, jefe del Destacamento Militar Sur del Ejército de Nicaragua, reafirmó el estricto cumplimiento al decreto presidencial 79-2009 sobre la implementación de la reglamentación de la navegación por el Río San Juan.

Precisó que todo operador de panga o embarcación tica que surque el San Juan es controlada por el puesto militar, igualmente sus ocupantes, aunque sean los escolares que se movilizan a los colegios ribereños.

¿Por qué brincan si Nicaragua tiene el derecho soberano sobre el San Juan?, cuestionó el jefe militar ante la “casual visita” del vicecanciller de Costa Rica, Edgar Ugalde, y la defensora de Derechos Humanos, Ofelia Taitelbaum, en la frontera con Nicaragua.

Aunque el jefe militar expresó que le resulta molesto responder a quejas que no tienen fundamento, de acuerdo con las regulaciones establecidas en el reglamento presidencial nicaragüense, dijo que “las reglas están claras”, y en el caso de los escolares que asisten a las escuelas fronterizas, es el capitán o el piloto de la embarcación el que está obligado a reportarse al puesto militar, pero no se les impide la libre navegación y están eximidos del cobro de zarpe, y la documentación requerida, tampoco reciben maltrato.

Alrededor de las quejas, el jefe militar insistió en que están actuando apegados a la sentencia de La Haya, que al reconocer el dominio y sumo imperio de Nicaragua sobre el San Juan, otorgó su derecho a establecer las regulaciones para la libre navegación en esos 140 kilómetros.

El decreto que norma navegación
Según el coronel, en el Capitulo Único, De la navegación en general, sobre el decreto presidencial, dice en el artículo 20 que “el capitán o patrón de toda embarcación costarricense que navegue en tránsito sobre el Río San Juan, debe mantenerse en contacto con la estación de radio de la capitanía de puerto o puesto de control de embarcación para informar de todos los acontecimiento relativos a la expedición”.

Sobre las denuncias alrededor de ocupación de pangas, según Santiago Ordóñez, jefe de puesto de guardabosques de El Delta, el pasado año, precisamente antes del fallo de La Haya y la reglamentación de la navegación emitida por el mandatario nicaragüenses, se registra la retención de tres pangas, a cuyos ocupantes se les sorprendió in fraganti, con nasas, camarones y trasmallos, algunos de ellos reincidentes en pesca ilegal que no es permitida en las áreas protegidas.

Sorprendidos camaroneando
Una de las pangas llamada El Delfín, fue retenida en Boca de San Carlos al señor Salvador Salazar, quien se dedicaba a la captura de camarón con fines de comercio. Las otras dos pangas fueron retenidas en El Delta.

Aunque EL NUEVO DIARIO no pudo confirmar a través del delegado del Marena, Gabriel Aguirre, en qué situación legal se encuentran las mismas, el guardabosque dijo que la ley indica un proceso para definir en qué medida infringieron la ley ambiental y sus sanciones si lo amerita.