•  |
  •  |
  • END

Pobladores de la comarca San Isidro Libertador denunciaron que las excavaciones de material selecto en una mina del lugar están dañando su salud, pertenencias y el medio ambiente, debido a la gran cantidad de polvo que constantemente se ven obligados a soportar, y a las excavaciones desmedidas en el terreno.

“El problema es que ya no se puede comer, los niños se enferman constantemente con vómitos, diarrea, ya no se puede vivir, y en las casas no se puede ni dormir porque absorbemos todo el polvo de ese material; ya no aguantamos desde hace tres años esta situación, y nadie nos escucha”, denunció Carolina Rivas, pobladora afectada.

En el sector viven alrededor de nueve familias, quienes mandan a sus hijos a estudiar a dos colegios cercanos. Algunos pobladores manifestaron su temor a que los infantes sean atropellados por los camiones que ingresan y salen constantemente de la mina.

“Esos camiones siempre pasan a cada ratito a gran velocidad, han matado perros y han estado a punto de matar niños que regresan de los colegios, y en las casas ya no soportamos el polvo”, aseveró doña Ana María López, pobladora del sector.

Delegada vuelve a callar
Llamamos al celular de Gabriela Cienfuegos, delegada del Distrito Tres de la Alcaldía de Managua, ALMA, para conocer la incidencia de la comuna en la excavación de la mina, pero ésta cortó la llamada cuando supo que se trataba de EL NUEVO DIARIO.

El concejal conservador, Luciano García, dijo desconocer si las autoridades de ALMA han supervisado la explotación de la mina y su incidencia en los pobladores. “La parte ambiental de la Alcaldía tiene regulaciones específicas en cuanto a la explotación minera de cada uno de los lugares de Managua, si ellos no están respetando sus propias leyes, entonces estamos cayendo en la anarquía de hacer las cosas sin los debidos procesos, sin respetar las regulaciones que la ley te da”, consideró.

Los afectados aseguran que Norma Aguilera y Karla Paguaga, se han presentado como las propietarias de la mina, pero que la misma pertenece a Arístides Sáenz. Afirmaron que las supuestas dueñas se han negado a dar respuesta a sus demandas.

Pobladores aseguran que han tocado las puertas de la Alcaldía de Managua y del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, pero no han tenido respuesta a sus demandas. Señalaron que a pesar de que la mina tiene su propia salida, los dueños de la misma no la usan y prefieren salir por donde están ubicadas las viviendas de las familias.