•  |
  •  |
  • END

El jefe del Ejército, general Julio César Avilés, descartó ayer cualquier posibilidad de que las armas capturadas en Colombia a traficantes, hayan salido de territorio nicaragüense.

La reacción del jefe del aparato castrense se produjo al término de una visita de cortesía que el general Avilés le hizo al Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, donde aseguró que hasta el momento las autoridades colombianas no han informado nada a Nicaragua.

El comisionado general Francisco Díaz, Subdirector de la Policía Nacional, hizo eco de las declaraciones del jefe castrense al afirmar que las autoridades colombianas no han solicitado información al cuerpo policial sobre el caso.

“Nosotros no hemos recibido ningún tipo de comunicación por parte de las autoridades colombianas”, insistió el jefe castrense, quien de paso dijo a los periodistas: “Tengan ustedes la plena seguridad de que los inventarios del Ejército están bien resguardados”.

¿Y “El Señor de las Botas”?
“Ahí hablan de un mote, de un ‘Señor de las Botas’, pero no hay ningún nombre que nos permita a nosotros decir si es nicaragüense o no”, insistió el jefe castrense, quien manifestó que “aquí siempre ha habido voluntad de cooperar”, al tiempo que recordó los esfuerzos que se han hecho en Nicaragua con la aplicación de la Ley 510, que retiró de las manos de la población civil una enorme cantidad de armamento.

“Aquí ha habido golpes que hemos dado en operaciones de inteligencia, tanto en la parte del Caribe de nuestro país, donde se capturó una cantidad de fusiles Fal, y otras operaciones en el norte, donde también hubo otra incautación de otros materiales, y eso demuestra el nivel de eficiencia que tienen las autoridades nicaragüenses para golpear a las organizaciones que tratan de utilizar el territorio nacional para actividades que están al margen de la ley”, dijo.

El 15 de noviembre del año pasado la Policía y el Ejército ocuparon un arsenal y explosivos en la cuesta El Coyol, en el kilómetro 58 de la Carretera Panamericana, pero ambas instituciones nunca aclararon el origen de las armas. Sin embargo, ayer el jefe policial aseguró que ya habían informado a los medios de comunicación sobre la procedencia del buzón.

Avilés llamó la atención de que en las informaciones procedentes de Colombia no se mencionan los AK, que “son los fusiles orgánicos que utiliza la nación nicaragüense”.

Con respecto al Río San Juan, el jefe del Ejército se refirió a unas informaciones periodísticas que hablaban de unas quejas, al tiempo que recordó que hay que estar claros de que la soberanía del río le pertenece a Nicaragua, y que “respetamos el fallo de la Corte Internacional de Justicia, que hay un decreto presidencial que regula al amparo de la Constitución Política y las particularidades del fallo de La Haya sobre la navegación en una parte del río”.

Dijo que las denuncias periodísticas se originaron a partir de una visita de autoridades costarricenses a una feria, y “hablan de denuncias verbales que la misma información pública se plantea; que las autoridades costarricenses las hagan de manera formal y escrita”.

Sobre la captura de una embarcación, el general Avilés dijo que la nave está bajo el resguardo de las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena.

“Esa embarcación la capturaron en un período de veda, además, que estaba introduciéndose en las áreas de la reserva”, apuntó.

Reacción del Vicepresidente
El vicepresidente Jaime Morales Carazo, al opinar sobre la información procedente de Colombia, dijo que “confío en la profesionalidad de nuestro Ejército, en su honorabilidad y su institucionalización, pensamiento que no es personal, sino compartido por la mayoría de los nicaragüenses y organismos internacionales y altos funcionarios de otros gobiernos”.

El vicemandatario citó al senador Christopher Dodd, quien recientemente lo visitó en su despacho y habló de la ayuda norteamericana para las fuerzas militares de Nicaragua.

Dijo que tiene toda la seguridad de que las armas en poder del Ejército de Nicaragua, incluyendo los cohetes SAM-7, están bien resguardados.

En lo referido al tráfico internacional de armas, Morales Carazo afirmó que eso es incontrolable, y que el tráfico de armas viene del norte, mientras el de drogas viene del sur.