•   LEÓN y MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

Robert J. Callahan, Embajador de Estados Unidos en Nicaragua, aclaró ayer que él no va a reunirse con el alcalde de León, Manuel Calderón, ni con ninguno de los que resultaron electos como resultado del denunciado fraude de las elecciones municipales celebradas hace dos años.

Las declaraciones de Callahan fueron dadas a conocer durante la entrega de equipos a representantes de 15 plantas procesadoras de lácteos en el occidente del país por parte del proyecto Cuenta Reto del Milenio, CRM, en donde se invirtieron 20 mil 960 dólares.

De acuerdo con información gubernamental, la embajada norteamericana postergó hace tres días la inauguración de la carretera León-Poneloya-Las Peñitas (20 kilómetros) en el municipio de León, supuestamente porque el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, imponía en el programa protocolario la asistencia de Calderón en el acto oficial.

Callahan detalló que la Junta Directiva de la CRM es la que va a decidir quiénes serán las personalidades que van a encabezar el acto inaugural de dicha carretera.

“Como les he dicho en ocasiones anteriores, nosotros no podemos colaborar o lidiar con estas alcaldías, que para nosotros y muchos otros, son el resultado de un fraude electoral. En el caso de León, yo personalmente no puedo reunirme con él (Calderón), por razones ya muy bien conocidas, no sólo en cuanto a las elecciones de 2008, sino por las denuncias que han hecho muchas personas en los últimos dos años, y para mí sería muy difícil reunirme con él”, reiteró el diplomático.

La famosa garroteada

Callahan agregó que Calderón ha tenido muchos problemas con respecto a los derechos humanos; “por ejemplo, para la campaña…, todos ustedes vieron las fotografías en donde observamos al candidato Calderón con un bate (garrote), impidiendo el paso a ciudadanos que pretendían participar de una marcha cívica”.

Callahan aseguró que la institución diplomática trabaja de manera cordial con muchas alcaldías encabezadas por el Frente Sandinista, “no es el partido político, sino la manera que hubo para elegir. Tenemos problemas con algunas municipales en donde hay acusaciones de fraude claramente creíbles. Para nosotros es el proceso y no los resultados, si las elecciones son transparentes, no hay problemas”.

Denuncia de injerencismo en la OEA

Según el periódico oficial del gobierno, El 19, el embajador nicaragüense en la Organización de Estados Americanos, OEA, Denis Moncada, denunció ante ese organismo el injerencismo del gobierno de los Estados Unidos en los asuntos y decisiones internas que le competen exclusivamente a la República de Nicaragua.

Ante la concurrencia de la sesión extraordinaria programada por la OEA, Moncada afirmó que “el Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el pueblo nicaragüense, son víctimas de la injerencia permanente del Gobierno de Estados Unidos”.

Agregó que “el embajador norteamericano en Nicaragua, Robert Callahan, no cesa en inmiscuirse en nuestros asuntos internos, planteando a los medios nacionales e internacionales políticas y procedimientos de cómo deben ser nuestros procesos electorales, a pesar de que son de la exclusiva competencia de las autoridades nicaragüenses”.

Además de la denuncia que hizo pública, el embajador Moncada mostró y distribuyó en esa actividad sesionaria una carta enviada al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, la que iba firmada por la embajadora de Estados Unidos ante el organismo, Carmen Lomellin. La misma manifiesta su preocupación por la democracia en Nicaragua, y refleja claramente la actitud intervencionista que --según él-- tiene el Gobierno de los Estados Unidos.

Requisitos de gobernabilidad

El embajador aseguró que la ayuda norteamericana no está completamente descartada para los nicaragüenses, sino que hay que cumplir con un proceso, “desgraciadamente, este programa ha sido cancelado, pero en un futuro gobierno de Nicaragua, puede ser el Frente Sandinista, liberales o de cualquier otro partido, quiere solicitar un nuevo arreglo, lo puede hacer y acceder al beneficio, siempre y cuando cumpla con los criterios o condiciones, tales como gobernabilidad, elecciones libres, transparencia, inversiones sociales en la educación, salud y otros”.

Confirma candidato a embajador

Durante el evento, Robert J. Callahan aseguró que hay un candidato que aspira a ser embajador de Nicaragua en Estados Unidos, pero el proceso de aceptación está en trámite. “Hasta que sea confirmando por el gobierno norteamericano, y sea oficial, por razones diplomáticas yo no puedo comentar”, refirió.