•   CHINANDEGA y MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

El incidente en las aguas del Golfo de Fonseca, que dejó como resultado el fallecimiento de un pescador hondureño, provocó la protesta de la Cancillería del vecino país, basada en la grave acusación de un testigo catracho que acusa a la Fuerza Naval del Ejército nicaragüense de provocar la muerte del joven marinero de 21 años.

El canciller hondureño, Mario Canahuati, dijo ayer que se estaba redactando un reclamo al gobierno del presidente Daniel Ortega por el incidente, que se registró la noche del sábado en las aguas del Golfo de Fonseca, que comparten Nicaragua, Honduras y El Salvador.

De acuerdo con versiones de los medios hondureños, el canciller de ese país dijo que sobre el asunto “hay información cruzada”, y que Nicaragua señala que una patrulla de ese país se acercó a una lancha hondureña, que al parecer faenaba en aguas nicaragüenses, y “tomó como rehén” al pescador hondureño Víctor Manuel Argeñal, de 21 años, mientras su acompañante, Adonys Rivas, “se lanzó al agua”.

Ejército: “Cumplimos con la ley”
La versión oficial del Ejército de Nicaragua, sostenida ayer por el Comandante en Jefe de esa institución castrense, general Julio César Avilés Castillo, es que una lancha de la Fuerza Naval acudió a desalojar a más de 30 embarcaciones pesqueras de Honduras que ejercían de forma ilegal sus labores en aguas jurisdiccionales del país.

El jefe del Ejército insistió ayer en que la Fuerza Naval no atacó a embarcaciones hondureñas, ni con balas ni de ninguna otra forma, como aseguraron los pescadores, al denunciar el caso en Tegucigalpa.

Al terminar ayer una breve visita al presidente del Parlamento, diputado René Núñez, Avilés declaró que el sábado a la una de la madrugada, más de 30 embarcaciones hondureñas incursionaron en aguas nicaragüenses.

“Nosotros, la Fuerza Naval y el Ejército de Nicaragua tenemos que hacer cumplir la ley en este país”, dijo Avilés, saliendo al paso a las críticas de los hondureños.

La versión nica
La información del Distrito Naval del Pacífico, sede de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua en Potosí, frente al Golfo, es que las lanchas catrachas penetraron en aguas nacionales a explotar los recursos marítimos del, país y que al divisar a la patrulla nicaragüense, se dieron a la fuga en medio de maniobras de escape tendientes a volcar la nave militar.

De acuerdo con este informe, al que EL NUEVO DIARIO tuvo acceso, al volcarse la panga “Jeimi” por una mala maniobra a alta velocidad, la patrulla de la Fuerza Naval “logró rescatar” al ciudadano hondureño que se identificó como Andonys Rivas Roa, de 19 años, quien pidió auxilio para buscar a su compañero de faena, Víctor Manuel Argeñal, quien también habría caído al agua.

El pescador capturado fue trasladado a la sede de la Naval en tierra, de donde supuestamente se fugó, y del otro pescador no se supo nada más, hasta que su cuerpo apareció flotando el pasado martes frente a las costas de Potosí, en avanzado estado de descomposición.

La versión hondureña
La versión de Rivas en Honduras es que se escabulló al momento de caer al agua, y después de nadar varias horas fue rescatado por una familia de pescadores nicaragüenses que le ayudaron a llegar a su país.

“Hoy (ayer) será el reclamo oficial por parte de la Cancillería, de manera que se tengan las explicaciones correspondientes” de Nicaragua, enfatizó el diplomático hondureño.

Nicaragua, hasta ayer por la tarde, no recibía oficialmente la protesta oficial.

Canahuati calificó de “lamentable” lo ocurrido, y dijo que Honduras veía el caso “con mucha preocupación, por el resultado de lo que ha sucedido”.

Dijo que “hay que hacer una evaluación de los hechos y buscar una solución a un problema que no es nuevo”, en alusión a otras situaciones similares denunciadas en años pasados.

El canciller hondureño indicó que antes de enviar el “reclamo” a Nicaragua, se reuniría con autoridades de la Secretaría de Defensa, de la Fuerza Naval y del Parlamento, para tener más elementos sobre el incidente ocurrido en el Golfo de Fonseca.

¿Eran ex militares?
Pescadores nicaragüenses vecinos a la zona, informaron ayer a las autoridades militares nicaragüenses en el Golfo, que supuestamente un grupo de guardias hondureños ubicados en la localidad El Guapinol, frente al puerto de Potosí, dispararon la noche del martes varias ráfagas cortas con sus fusiles de reglamento.

Se desconoce si eran prácticas militares, balas de salva en memoria de Víctor Manuel Argeñal o algún otro tipo de acción.

Los disparos del presunto grupo de efectivos catrachos, supuestamente, fueron motivados porque Argeñal y Rivas Roa, o sus familiares, pertenecieron a la 101 Brigada del Ejército de Honduras, según reportaron pescadores que atribuyeron parte de la información a transmisiones de emisores radiales de Honduras.

Un pescador de la zona, que omitió su nombre a EL NUEVO DIARIO, dijo que existen fuertes sospechas entre los otros pescadores de que los dos catrachos involucrados en el incidente pescaban o hacían labor de espionaje, ya que presuntamente varias veces habían provocado a las patrulleras de la Naval y se introducían hasta las costas nicaragüenses a tomar fotos y a hacer preguntas a otros pescadores de la zona.

Regresan al cuerpo
Una fuente ligada a la investigación del caso, dijo que los dos marineros usaban chalecos salvavidas, y que el capturado, Rivas Roa, insultó a los del Ejército y los amenazó con “echarles” a la Fuerza Naval de Honduras.

El subcomisionado Alí Espinoza, jefe de la Policía de El Viejo, informó que de acuerdo con el informe de la forense Silvia Villegas, el cadáver de Víctor Manuel Argeñal no presentaba señales de violencia ni heridas de bala.

El jefe de la Policía de El Viejo manifestó que la forense determinó que Argeñal Muñoz murió por ahogamiento.

El cadáver fue entregado por efectivos policiales a Juan Francisco Muñoz, habitante de la comarca Las Parcelas, quien a su vez lo entregó a familiares del fallecido, que lo trasladaron a bordo de una panga a las 4:45 de la tarde del martes para sepultarlo.

El Distrito Naval del Pacífico denunció ante la Policía Nacional y la Fiscalía a Adonis Rivas Roa por incursión y pesca ilegal e irrespeto a la autoridad.


(Con la colaboración de Matilde Córdoba).