•  |
  •  |
  • END

Con los cinco mil 171 millones de córdobas destinados al Sistema de Salud para este año no se suplirán todas las demandas del sector, lo cual no permite cumplir con las metas planteadas por los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El Instituto de Estudios Estratégicos de Políticas Públicas, Ieepp, presentó ayer los resultados de su estudio acerca de las asignaciones monetarias al Ministerio de Salud, según el Presupuesto General de la República.

Para realizar este estudio, “se parte del contexto que explica todas las particularidades de la situación anómala de estos dos últimos años, lo que repercutió en los gastos sociales. Si bien es cierto se hicieron esfuerzos para paliar el impacto de la crisis en el gasto público, sin embargo, éste se vio afectado”, explicó Claudia García Rocha, coordinadora de Área de Presupuestos Públicos del Ieepp.

Dicha investigación revela, entre otros datos, que el gasto en salud para 2010 disminuyó en 13 millones de dólares, en relación con 2009.

Y este mismo gasto como porcentaje del Producto Interno Bruto, PIB, en 2010, es de 3.8 por ciento, los mismos niveles que en 2007 y 2008, pero antes de la crisis del año pasado ya era del 4%, cuando los expertos manifiestan que el gasto en salud debería representar el 5% del PIB y todavía nosotros no llegamos ni al 4%.

41 dólares por persona
Otro indicador importante, según refleja la indagación del Ieepp, es el gasto per cápita en salud, lo que nos permite saber como vamos mejorando. “Se había logrado llegar a 44.3 dólares por persona al año, pero en 2010 se estima que anda por los 41.6 dólares por persona al año, menor al que se había alcanzado en 2008 de 42.8 dólares por persona”, apuntó.

Asimismo, la gratuidad de la Salud, implementada y pregonada por los miembros del gobierno de turno, hace que se aumenten las consultas, esto implica que también incrementan las demandas de los medicamentos. En el contexto del país siempre hemos tenido déficit en esta área, por más que se han hecho esfuerzos en aumentar el número de medicina, aún no se ha podido lograr.

García afirmó que el gasto per cápita en medicina se mantiene igual al del año pasado, de 4.5 dólares por persona al año, por lo cual seguimos rezagados, teniendo en cuenta que estudios internacionales estiman en 26 dólares el promedio anual latinoamericano por persona.

La crisis mundial tuvo su mayor efecto en el gasto de capital del Ministerio de Salud, es decir, todo lo que se refiere a infraestructura, equipamiento y demás.

En este aspecto, el Minsa se reduce en un 36 por ciento con relación con 2009. De estos rubros, el número de atenciones hospitalarias bajó con relación a 2009 en un 47%. El primer nivel de atención en salud (centros o puestos) se deprimió en un 18 por ciento, respecto a 2009.

De este primer nivel de atención, asevera García, que llama la atención la reducción de lo que se había planificado inicialmente en 2009 para la construcción de casas maternas. “En el primer presupuesto de abril del año pasado, se había asignado 12 millones de córdobas para casas maternas, pero después de las reducciones de julio, el presupuesto disminuye a cinco millones, o sea menos de la mitad”.

Agrega que “para este año, el presupuesto no logra alcanzar esos niveles que se había esperado con el primer presupuesto de 2009. Con él ahora sólo se logra la construcción de una casa materna a nivel nacional. Esto es preocupante para los habitantes del área rural, porque ellos presentan diferentes dificultades para acceder a una unidad de salud especializada, por lo tanto necesitan urgentemente una unidad de salud cercana”.