Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Paolo Coen Ubilla, acusado de homicidio contra Favio Rivas Montealegre, se presentó esta mañana por primera vez ante la justicia en la audiencia preliminar e inicial en el Juzgado primero de Audiencias de Chinandega, misma que será reanudada dentro de cinco días.

Coen Ubilla, quien permanecía prófugo desde el seis de diciembre del 2008, cuando ocurrió el hecho en la Hacienda El Cortijo, propiedad de su hermano Piero Coen Montealegre, llegó acompañado de su abogado defensor Ramón Rojas, de su hermano Piero y de un grupo de guardaespaldas.

Tras dos horas de debate en los tribunales, la juez Rosario Ibarra ordenó al Ministerio Público "mejorar las pruebas" de acusación para continuar la audiencia y así poder emitir un fallo que podría significar prisión preventiva o cautelar contra el señalado. Si la juez considera que las pruebas son suficientes eleva el caso, de lo contrario éste quedará archivado, tal como lo estipula el Arto. 275 del Código Procesal Penal.

A la audiencia también asistieron José Manuel Urbina Lara, abogado de la familia Rivas Montealegre, Mario Rivas Montealegre y Mario Rivas Baldizón, padre y hermano de la víctima; y el fiscal especial, Rodrigo Zambrana, quien presentó la acusación de homicidio.

El abogado Urbina Lara calificó la decisión de la juez como "una farza donde se impuso el poderío económico" y catalogó de "corruptas" a las instituciones del Estado, incluyendo la Fiscalía, por no hacer justicia en un crimen que considera abominable. "A mi no me importaría que me quitaran el carné de abogado por denunciar y defender este caso".

La juez Ibarra no permitió la entrada a Gretel y Norma Rivas, hijas del fallecido, lo que provocó la molestia de la familia.

Paolo Coen Ubilla no asistió el once de marzo de este año a una primera audiencia, por lo que ésta fue suspendida.