•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA.

Paolo Coen Ubilla, de 39 años, se presentó por primera vez ante la justicia a las ocho de la mañana del jueves último en la audiencia preliminar e inicial en el juzgado Segundo de Audiencias de esta ciudad, respondiendo a una acusación del Ministerio Público por homicidio contra Fabio Rivas Montealegre, de 41 años.

Después de tres horas de debates, la jueza Rosario Ibarra dio cinco días al Ministerio Público para mejorar el intercambio de pruebas, las cuales no consideró consistentes.

Un abogado chinandegano dijo que en base al artículo 75 del Código Procesal Penal (CPP) la jueza tomó esa decisión y el Jueves Santo continuará la audiencia donde el fiscal especial Rodrigo Zambrana presentará pruebas, y si son irrefutables, la jueza elevará la causa a juicio, de lo contrario el caso será archivado.

El jurista dijo que Ibarra no impuso medida cautelar porque la audiencia no ha concluido, además no hay peligro de evasión de Paolo Coen Ubilla, quien se presentó voluntariamente a la justicia.

El abogado capitalino José Manuel Urbina Lara dijo que la Policía Nacional presentó pruebas fehacientes del hecho ocurrido en la Hacienda El Cortijo, donde la madrugada del 6 de diciembre, Paolo Coen Ubilla junto a su cuñado, el guatemalteco Carlos Echeverría Pedraza, de acuerdo con varios testigos, ultimó con una pistola Glock 9 milímetros a Fabio Rivas Montealegre, un abogado y comerciante.

Recomendó a la familia Rivas Montealegre agotar las vías nacionales y acudir a instancias internacionales como la CIDH.

Por su parte, Mario Rivas Montealegre no se mostró sorprendido, porque a su criterio, “todo estaba amarrado” para dejar en libertad a Paolo Coen Ubilla, quien llegó al juzgado protegido por un grupo de guardaespaldas.

Una tragedia
Piero Coen Ubilla lamentó la tragedia ocurrida el seis de diciembre de 2008. “Estamos a la par de nuestro hermano Paolo porque es nuestra obligación darle el respaldo. “Agradecemos las muestra de solidaridad, toda nuestra familia ha estado pendiente, Paolo tuvo la voluntad de presentarse y lo hizo”, expresó.

Añadió que no han comprado a nadie, y la posición de la familia Coen es asegurarse que los hijos de Fabio Rivas Montealegre tengan vivienda, vivan bien y sean profesionales, “no andamos comprando a nadie”.

Ramón Rojas, abogado defensor de Paolo Coen Ubilla, expresó que las pruebas presentadas por la Fiscalía son contradictorias por lo que la jueza no las consideró suficientes.

Manifestó que la jueza Ibarra no cerró la causa sino que orientó a la Fiscalía aportar pruebas y ella considerará si son fehacientes.