Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Mientras el abogado defensor de las dos doctoras que este lunes fueron declaradas culpables por la coautoría del delito de homicidio culposo en perjuicio de una paciente del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, adelantó que apelará del fallo de culpabilidad, la Federación de Médicos Pro Salario anunció un paro labores a partir de hoy en respaldo de sus colegas.

Las médicas que fueron declaradas culpables por la muerte de la costurera Blanca Flores Peralta, de 33 años, son María González Martínez, de 43 años, y Jamileth Fátima Montenegro, de 31, quienes podrían ser condenadas a le pena máxima de tres años de prisión y a dejar de ejercer la Medicina, si es que el juez decide darle cabida a la solicitud de pena que la fiscal Karla Santamaría hizo en la audiencia de debate.

“Yo no estoy de acuerdo con la posición del judicial, porque probé por todos los ángulos posibles que mis dos defendidas eran inocentes: expliqué con el médico forense, con la ginecóloga propuesta por la Fiscalía, y con el médico que atendió a la señora cuando fue operada por segunda ocasión, que era imposible que en esa clase de cirugía se hicieran pinchazos en el intestino”, alegó Jacinto Miranda, abogado, quien espera que el próximo jueves, el juez imponga a sus clientes la pena mínima de un año de prisión.

El doctor Harvey Morales, dirigente del gremio médico, dijo que a partir de hoy suspenden la atención en la consulta externa del hospital, en protesta por un fallo que han considerado injusto por las limitadas condiciones en las que laboran los trabajadores de la Salud en Nicaragua.

Puede ser paralización total
Los médicos y trabajadores del Hospital “Vélez Paiz” anunciaron una asamblea hoy, en la que decidirán la paralización total del centro. Cabe mencionar que la Federación de Trabajadores de la Salud, Fetsalud, no se ha pronunciado, al parecer, por un caso en el que no se incluye una trabajadora de su agrupación sindical. Intentamos localizar al secretario general de este sindicato, pero no respondió a nuestras llamadas telefónicas.

Valga decir que las dos médicas declaradas culpables no se encuentran detenidas, porque aunque la fiscal Karla Santamaría pidió al juez que las mandara a la cárcel en virtud del fallo, el judicial decidió mantenerlas bajo medidas alternas a la prisión en tanto la sentencia no esté firme. Las dos mujeres tienen prohibido salir de Nicaragua y tienen que firmar ficha de control de procesadas.

“Eso fue lo único bueno que hizo el juez”, agregó el abogado Miranda, quien señaló que durante el juicio los testigos fueron contestes en afirmar que es imposible que sus defendidas le hubiesen pinchado el intestino a la paciente, porque la herida que le hicieron para esterilizarla a fin de que no siguiera teniendo más hijos, es externa y es de apenas dos centímetros.

El único objeto que entra por esa abertura para sacar las Trompas de Falopio de la paciente para cortarlas y ligarlas, son los dedos del médico, y luego cierran, agregó el abogado, quien se declaró aún sorprendido por el fallo, el cual atribuyó al “sentimentalismo”, porque todas las hijas de la víctima estuvieron llorando en el juicio.

Para Miranda, los culpables del deceso de la paciente por “imprudencia” son los familiares, quienes llevaron a la paciente al hospital muy tarde, tras haber presentado complicaciones.

Infección por líquido fecal
Sin embargo, la fiscal Karla Santamaría rebatió tal argumento diciendo que el forense y el médico que operó a la paciente dos veces en el Hospital “Lenín Fonseca”, concluyeron que tenía una perforación en el intestino; la paciente se infectó porque tenía líquido fecal en el abdomen y murió.

Ésta es la segunda vez que el Poder Judicial “castiga” severamente la mala praxis médica en los hospitales, porque el año pasado una auxiliar de enfermería fue sentenciada, encarcelada y finalmente liberada por suspensión de pena, porque una paciente que estaba a su cargo murió después de caerse de una cama hospitalaria.

El viudo, José Manuel Selva, quedó satisfecho con el fallo, porque lo que él quiere es que las dos médicas se hagan responsables civil y económicamente por el daño que cometieron al dejar a varios niños huérfanos, por lo que no se descarta que luego haya una demanda civil en reclamo de daños y perjuicios.