Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

Mientras la capital es “estudiada” por expertos en sismos, de origen japonés, y el Ineter sigue registrando temblores por debajo de los siete grados, los pobladores que “vivieron” el terremoto de 1972, el último que ha acontecido a la fecha en Managua, recuerdan que de entrada se mostraron “desconcertados” ante el hecho.

Tal como ocurre ahora con los habitantes “más jóvenes” de la capital, ellos carecían de un plan de emergencia.

“Ni yo ni mi esposo sabíamos qué hacer. Yo sólo pensaba que era horrible lo que estaba pasando”, rememora doña Gladis Socorro Soza de Silva, del barrio Monseñor Lezcano, uno de los más viejos de Managua, mientras se lleva las manos a su cabeza.

En ese entonces Soza era una mujer de 38 años. Doña Ana González, del mismo barrio, tampoco supo cómo actuar. “Todo era confuso, ni sé cómo me salvé. Dios me ayudó”, resume la señora, quien en ese tiempo tenía 17 años.

Soza de aquella experiencia, lo único que dice es que ahora sabe que “debe quedarse debajo de las puertas” para que la casa no le caiga encima. Mientras González expone que: “Con otro terremoto saldría corriendo, de todos modos Dios es el único que me puede salvar”.

¿Cómo actuar? Según Ineter
Pero las medidas para enfrentar ese tipo de desastres puede hacerlas suyas. El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, en su página web recomienda, en ese contexto, preparar un plan a nivel personal y para el hogar.

El Ineter, primero, sí insiste en que hay que mantener la calma durante un temblor de tierra. ¿Qué debe hacer, aparte de eso? Bueno si el temblor ocurre mientras está en la casa, debe “agacharse, cubrirse y agarrarse”.

Debe escoger un lugar donde nada pueda caerle encima. Puede ubicarse, por ejemplo, debajo de una mesa o escritorio resistente y agarrarse a esta.

En el acto, además, debe protegerse la cara. Si no hay una mesa o un escritorio cerca, el Ineter sugiere sentarse en el piso contra una pared interior alejada de ventanas, estanterías o muebles altos que pudieran caer sobre usted. O bien debajo del marco de una puerta.

Una vez en el sitio seguro, debe quedarse en éste hasta que los temblores hayan cesado y usted esté seguro que puede salir sin peligro.

Si durante el temblor está en cama, el Ineter aconseja agárrarse de la cama y quedarse allí, protegiéndose la cabeza con una almohada. Pero si está en silla de ruedas, debe quedarse en ésta, ponerle los frenos a las ruedas y proteger con sus brazos su cabeza.

En caso de hallarse cerca de la cocina, tiene que alejarse del refrigerador y de los aparatos eléctricos, así como de los estantes con artículos que podrían caerse. Si durante el sismo está en la calle, la entidad sugiere buscar un lugar despejado lejos de edificios, árboles y cables de energía. Luego tiene que tenderse en el suelo.

En aglomeraciones
En caso de encontrarse en un supermercado o bien en un lugar aglomerado, no se desespere. No se apresure a la salida y aléjese de escaparates que tengan artículos que puedan caerle encima.

Si está en el cine o estadio el Ineter insiste: quédese en su asiento y protéjase la cabeza con sus brazos. Salga hasta que deje de temblar y hágalo con calma. Sin embargo, si se encuentra en un edificio de varios pisos puede ubicarse debajo de una mesa o escritorio resistente o contra una pared interior. Además protéjase la cabeza con sus brazos y no use elevadores.

Pero si está dentro de un automóvil, disminuya la velocidad, sálgase de la carretera y pare. Estaciónese lejos de puntes, cables eléctricos y vías elevadas. Permanezca en su auto hasta que los temblores cesen.

¿Qué hacer después?

De acuerdo con Ineter, después de que ha pasado el temblor, debe comprobar que no tiene ningún tipo de lesiones. También tiene que protegerse contra daños adicionales poniéndose pantalones largos, una camisa de mangas largas, zapatos fuertes y guantes de trabajo.

También es necesario eliminar los peligros de incendio, por ello hay que desconectar el gas si percibe que hay un escape, en caso de que no lo haya hecho antes. Recuerde, solamente un especialista debería volver a conectarlo.

El Ineter aconseja escuchar la radio por si el Gobierno y las entidades expertas contra desastres emiten instrucciones, pues luego de un temblor fuerte se esperan réplicas. Cada vez que sienta uno agáchese, cúbrase y agárrese de un inmueble seguro. Tras esto inspeccione si su vivienda sufrió daños. Haga salir a todos si su casa no es segura.

Ineter insiste en que se debe usar el teléfono solamente para reportar emergencias que pongan en peligro la vida.

Ensaye y tenga un botiquín
* Con frecuencia realice un simulacro en su hogar, con apoyo de sus familiares, sobre cómo actuar durante un terremoto. Identifique las vías de escape y divídanse las tareas, pues hay tres cosas básicas que deben saber: cómo apagar agua, gas y electricidad, primeros auxilios y cómo protegerse durante el temblor. Recuerde que hay que ¡agacharse, cubrirse y agarrarse!
* Mantenga botiquín para desastres: uno lo tendrá en su casa y otro en el automóvil. Este debe incluir medicamentos básicos como Acetaminofén; Tylenol o Iboprufeno. Así como gasa estéril; esparadrapo; jabón; toallitas antisépticas; alcohol; dos pares de guantes de plástico; crema antibiótica; pinzas; tijeras afiladas; termómetro; sábanas y artículos especiales para bébes, ancianos o personas discapacitadas en caso de tenerlos en casa. Aparte de eso mantenga una linterna con pilas de repuesto y un par de zapatos resistentes al lado de su cama.

* Tenga a mano la lista de teléfonos de emergencia: policía, bomberos y hospitales; extinguidor de fuego y por lo menos tres galones de agua por persona. Asimismo comida enlatada y un abrelatas; radio de pilas y herramientas para cortar agua, gas y electricidad, en caso de ser necesario. El agua que almacene para este fin debe reemplazarla cada tres meses y la comida cada seis meses.

* Tenga un juego extra de llaves. Guarde los documentos importantes de la familia en un sitio seguro. Elija un contacto familiar que resida fuera de la zona, por cualquier eventualidad. Este será el canal entre usted y el resto de familiares.

* Aprenda a distinguir las señales de alarma. Y oriéntese sobre cómo ayudar ante el desastre.

* Consulte, si puede, a un especialista para encontrar formas adicionales de proteger su vivienda, tales como fijar la casa a los cimientos y otras técnicas de mitigación estructural.

* Si puede tome un curso de primeros auxilios. Mantenga actualizado su adiestramiento.

* Aprenda a usar el extinguidor de incendios. Inspeccione las condiciones de su casa, por lo menos una vez al año y arregle lo que está deteriorado y puede derivar en peligro.