Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

Cada familia, en el país, debería contar al menos con “diez mandamientos” que orienten sobre cómo enfrentar un terremoto, y no sólo eso, deberían “capacitarse” para ponerlos en práctica.

Eso es lo que sugiere y prevé materializar a finales de abril el Movimiento Comunal, miembro de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo de la que son parte entidades como la UNI, Upoli, Cisas, Cies, Cipres y Asociaciones de Municipios, entre otros.

El líder del Movimiento, Enrique Picado, indicó que tras leer lo publicado por EL NUEVO DIARIO, ve oportuno que en cada hogar haya una especie de “pequeñas leyes” sobre sismos.

“Éstas deberían ubicarse en el lugar más visible de la casa para que todos los miembros del hogar las tengan a mano y las recuerden siempre. ¿Qué deberían incluir? Bueno, por ejemplo las vías de escape de la casa, cómo actuar en cualquier momento del día ante un terremoto, el manejo de lámparas o focos y de medicamentos de reposición”, detalló Picado.

A eso agregó “números de emergencia (como el 115 de los Bomberos y *911) y el manejo de trampas mortales dentro de la vivienda pues hay que evitar dejar trastes en los corredores o pasadizos. Los espejos y objetos de vidrios, además deben estar en lugares donde no estorben y no se corra el peligro de que se quiebren e hieran”.

¿Y los CPC?
Picado mencionó que las capacitaciones las realizarán de entrada en municipios con alto riesgo a terremotos como Managua y los ubicados en el Occidente y Norte del país, según dijo.

“Vamos a echar mano de nuestros brigadistas, de toda la red comunitaria, porque la labor de educación preventiva debe realizarse a partir del barrio, casa por casa y con los mandamientos”, explicó.

Al ser consultado sobre el rol que harían los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, expuso que “se trabajaría con los CPC y con todos los gremios sociales” porque “un terremoto, un desastre no tiene color político. Afectan a rey mundo y todo el mundo”.

“De tal manera --destacó-- que los planes, a nivel del hogar y de la comunidad, deben ser integrales y verse desde todo punto de vista. Es decir, no sólo debemos estar atentos a los desastres climatológicos, también hay que ponerle mente a los sísmicos”.