Heberto Rodríguez
  •  |
  •  |
  • END

Autoridades de la Policía Nacional y del Ministerio de Educación presentaron ayer el plan escolar de 2008, que busca contribuir a la seguridad y a la protección de los estudiantes y de los centros educativos del país.

Para ello, la institución policial destinará 2 mil 242 fuerzas del orden público, 137 medios de transporte (motos y vehículos) y 157 medios de comunicación.

Además, se involucrarán en este plan miembros de la comunidad educativa, expresiones organizadas de la sociedad civil, instituciones del Estado, y las alcaldías.

La Policía ya cuenta también con un diagnóstico de la situación de riesgo que se puede presentar en algunas escuelas, tomando en cuenta las denuncias que se presentaron el año pasado.

Cordón de seguridad
“El año pasado conocimos un total de once denuncias registradas alrededor de los colegios a nivel nacional, la mayor parte de estas centradas en la capital, y cinco en el resto del país, entre ellas tenencia ilegal de armas, robos y alteraciones al orden público”, dijo el comisionado general Horacio Rocha.

“Queremos ampliar un poco el tema de la seguridad de 400 metros a la redonda de todos los colegios a nivel nacional, de acuerdo con las características que presenten cada una de estas instituciones. Queremos también promover el control social sobre los expendios de licor, billares y otros lugares que funcionan en ese perímetro que hemos descrito anteriormente”, agregó.

Este año, la matrícula será de alrededor de 1 millón 700 mil alumnos, distribuida en nueve mil 823 centros escolares desplegados en el territorio nacional, donde es Managua la que cuenta con el mayor número de centros y con los más grandes.

Identifican a colegios más riesgosos
Según Rocha, están identificados los colegios que más riesgos representan en cada uno de los distritos de la capital y fuera de ella.

En ese sentido, se realizarán planes operativos contra los expendios de drogas que se encuentran cerca, labores de reinserción de integrantes de grupos juveniles, capacitación a conductores, cierres de expendios de licor que violen las leyes, y cumplimiento del Código de la Niñez y la Adolescencia.

“Particularmente, queremos desarrollar acciones en conjunto con la comunidad, para contribuir a combatir los expendios de drogas cercanos a estos institutos y colegios. Queremos hacer énfasis a través de nuestros jefes de sectores, y en conjunto con la asociación de padres de familia, en las visitas casa a casa a estudiantes que consideremos que están en riesgo”, sostuvo Rocha
Señalización y regulación de tránsito
A nivel nacional existen mil 302 centros que son los que más problemas han registrado, y en ellos se enfatizará. De éstos, 123 se encuentran en Managua.

La Policía también realizará gestiones en el tema de señalización vial y de regulación del tránsito. Rocha aseguró que en los lugares más críticos se hará uso de fuerzas de la Dirección de Operaciones Especiales y de grupos operativos departamentales.

“Queremos contar y promover --en conjunto con las consejerías estudiantiles y la promotoras de la Comisaría de la Mujer-- el tema vinculado a la violencia intrafamiliar, así como la participación de la Policía en las asambleas mensuales, y que nos digan qué estamos haciendo bien, y qué necesitamos mejorar”, indicó.

Seguridad policial ahorra dinero
Por su parte, el ministro de Educación, Miguel De Castilla, expresó la importancia de que la seguridad que brinde la Policía sea en los turnos matutino y vespertino, ya que existe un problema grave de infraestructura: hacen falta 16 mil aulas en el país, unas cuatro mil 500 están destruidas y hay que construir unas 12 para poder llevar a toda la niñez nicaragüense al colegio.

“La preocupación de los padres de familia ha sido que en el turno vespertino hay menor seguridad para sus muchachos. Entonces, esto es de extrema importancia para fortalecer esta percepción de seguridad, y que los padres de familia --en los días que faltan todavía de matrícula-- vengan con toda la seguridad del mundo a matricular a sus muchachos”, explicó.

“Seguramente, esta sensación de seguridad ahorrará mucho dinero a nuestro país, porque muchas aulas por la tarde estarán ocupadas, y así nosotros nos evitaremos estar teniendo que atender la extraordinaria matrícula escolar con aulas toldos, aulas prefabricadas, etc.”, concluyó.