elnuevodiario.com.ni
  •   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Leopoldo Brenes, pidió a los sacerdotes evitar caer en la "tentación" y los exhortó a dedicarse completa y exclusivamente a Jesús.  "El Señor nos llama a trabajar a tiempo completo para Él en su servicio a la comunidad y a su persona, sin embargo puede existir la gran tentación en este momento", señaló Brenes, también arzobispo de Managua, en la llamada Misa Crismal, ceremonia en la que los sacerdotes renovaron sus promesas de pobreza, castidad y obediencia.

"El mundo quiere distraernos de nuestra misión y nos puede ofrecer otras opciones, otros caminos de los cuales quizás podríamos sentirnos realizados", prosiguió Brenes en su homilía, en la que destacó lo que significa ser sacerdote y sus obligaciones. "Sin embargo, en este día hermoso en que recordamos nuestra ordenación prebisteral, debemos preguntarnos: ¿acaso no nos llena trabajar exclusivamente para el Señor?", preguntó.

El arzobispo de Managua afirmó que Jesús quiere que sus sacerdotes trabajen "exclusivamente para Él", por lo que los instó a pensar si en verdad están dedicando todo su tiempo al Señor "y ojalá que nada ni nadie nos distraiga". El jerarca también instó a los sacerdotes a mantenerse en oración para ser los "verdaderos dispensadores de la gracia del Señor".

En su homilía, Brenes oró por la Iglesia católica, representada por el papa Benedicto XVI, la cual, expresó, "está siendo probada" sin hacer referencia a los escándalos de curas pederastas. "No nos asusta, ni nos da temor. Las fuerzas del mal, no hay duda, hacen su esfuerzo para minar los pilares, y ese gran pilar como es el papa Benedicto XVI", acotó Brenes, quien confió en que "las fuerzas del mal no la podrán vencer", porque la Iglesia católica y sus obispos no son "un deseo ni un invento de hombres, somos llamados por iniciativa de Dios".

Tras finalizar la eucaristía, en la cual se bendijo el óleo de los catecúmenos, el de los enfermos y el Crisma (aceite y bálsamos mezclados), los sacerdotes conmemoraron con un almuerzo la Última Cena.

La Misa Crismal marca el comienzo del Triduo Pascual, centro y culmen del Año Litúrgico, y se celebra el Jueves Santo, día en que se conmemora la institución de los sacramentos de la Eucaristía y del Orden Sacerdotal por Jesucristo durante la Ultima Cena, según la tradición cristiana.

En la ceremonia, celebrada en la Catedral Metropolitana y en la que renovaron sus votos los sacerdotes de las diócesis de Managua, Masaya y Carazo, estuvo presente el nuncio apostólico en Nicaragua, Henry Jósef Nowacki, quien felicitó a Brenes por cumplir hoy cinco años al frente de esa arquidiócesis.