•  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega defendió ayer la creación de un Consejo de las Fuerzas Armadas del ALBA, argumentando que los países miembros de este grupo regional están en todo su derecho, igual como Estados Unidos y otros once países crearon la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN.

“Si Estados Unidos tiene su OTAN, ¿por qué se van a extrañar de que queramos la unidad para defender la soberanía, la paz? Es normal”, expresó el mandatario, quien recordó que la única vez que tropas del Ejército de Nicaragua salieron del país para colaborar “en una guerra que no tenía sentido”, fue durante la administración de Enrique Bolaños, quien mandó a miembros del Ejército a Irak.

Uno de los grandes objetivos del presidente Ortega y su homólogo venezolano, Hugo Chávez, según dijo el mandatario ayer en una comparencia pública que se transmitió a los ciudadanos a través de una cadena radial y televisiva, es “crear la unidad de los países latinoamericanos en todos los campos, incluida la defensa”.

“Porque si alguien te quiere hacer daño y te ve fortalecido, no lo va a hacer. Y eso es lo que nos pasa con Colombia”, expresó Ortega.

El domingo pasado, Chávez propuso en el programa televisivo semanal Aló, Presidente, transmitido desde el Estado de Monagas, la creación de una estrategia de defensa conjunta para “ir articulando las fuerzas armadas, aéreas y ejércitos, marina, guardia nacional y fuerzas de cooperación, cuerpos de inteligencia” de los países que pertenecen al ALBA, porque “el enemigo es el mismo”.

"Tocar a Venezuela es incendiar la región, y nadie se va a quedar quieto, porque tocarla es tocar a América Latina y el Caribe", declaró Ortega, quien estaba como invitado en el programa televisivo.

Chávez encomendó a los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores elaborar el proyecto de creación de un Consejo de Defensa del ALBA.

Nada de SMO
El gobernante leyó varios artículos de la Constitución Política, y negó que sus planes y los de Chávez conlleven la realización de un Servicio Militar Obligatorio, tal como ocurrió en la década de los ochenta.

El canciller Samuel Santos López secundó la propuesta de Ortega que, para él, no es en absoluto bélica. “No es un llamado a la guerra, sino para unirse en diversos ámbitos, ampliar la cobertura de las relaciones entre nuestros países, y así también reducir gastos”, afirmó.

Los agradecimientos
Como no suele suceder, el mandatario esta vez fue puntual y habló poco. Al inicio del discurso aprovechó para agradecer el trabajo de su esposa, Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, entre otros cargos, y a sus hijos, algunos de ellos trabajadores en el Consejo de Murillo, quienes “trabajan sin cobrar ni un centavo”.

“Aprovecho para agradecer a los pueblos hermanos, amigos que siempre me han facilitado transporte aéreo, de tal manera que nunca, desde 1979-1990, utilicé un córdoba del erario”, expresó el gobernante, quien destacó la colaboración aérea de países como Cuba, Venezuela y México.

Es la primera vez que Ortega se refiere a la presencia de sus hijos en las giras presidenciales y a los aviones que utiliza en sus viajes, desde que los medios de comunicación criticaron la falta de transparencia y nepotismo de la pareja presidencial.

El mandatario tuvo lugar para corregir las versiones periodísticas que, según él, han falseado el modelo del avión en el que se trasladó hasta Chile. “El avión grande, es un 707”, expresó.

Antes de partir a la VI Cumbre del ALBA, Murillo dijo que todos sus hijos cumplen una función en el gobierno. No explicó Murillo, y tampoco Ortega, la función de sus nueras, yernos y nietas, quienes también lo han acompañado a Senegal, Argelia, Irán y Venezuela, entre otros países, tal como lo muestra la foto donde sale Camila, una de las hijas del Presidente, a la par de su novio, y escoltada de un grupo de niños de Senegal, entre quienes resalta la joven por la diferencia de su color de piel.