Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Aldo Mora Narváez, de 21 años, fue acusado ayer en el Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Rivas, por los cargos de homicidio imprudente y lesiones imprudentes en perjuicio de los doce jóvenes que fallecieron trágicamente a las 4:40 de la madrugada del sábado, cuando la camioneta donde viajaban de San Juan del Sur a Rivas se estrelló contra un taxi y un bus, ocasionando las muertes.

El acusado es uno de los dos sobrevivientes de la camioneta Isuzu, placas M 111-553. Al momento del accidente se informó que venía en la cabina acompañando al conductor, y aparecía como una víctima de lesiones imprudentes.

Jean Carlos Páez, de 24 años es el otro sobreviviente de la tragedia, y se encuentra restableciéndose en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, de Managua. Se había dicho en un principio, que Páez era quien conducía el vehículo.

Según la acusación que presentó el Ministerio Público, en las investigaciones realizadas por la Policía existen suficientes evidencias de que el que conducía la camioneta era Mora Narváez y no su amigo Páez, “por lo que se decidió presentar la acusación antes de las cuatro de la tarde, porque hay las pruebas necesarias que se requieren a la hora de presentar una acusación”, detalló.

La fiscal también confirmó que Mora Narváez conducía bajo los efectos del licor, y que entre las causas del accidente también destacan la invasión de carril por parte del conductor de la camioneta, y el exceso de velocidad con que era conducido el vehículo.

La comisionada mayor Dora Isabel Galeano, jefa departamental de la Policía de Rivas, había informado que Mora Narváez se encontraba detenido desde la tarde del sábado, cuando fue dado de alta en el hospital de Rivas, y que remitirían el expediente al Ministerio Público por los delitos de homicidio imprudente, lesiones y exposición de personas al peligro, pero al final la Fiscalía descartó el último cargo.