•   SAN JOSE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, manifestó hoy que apoya "personalmente" un proyecto de ley que da reconocimiento legal a las parejas del mismo sexo, aunque duda entre enviarlo al Congreso o esperar al 1 de mayo, cuando asumen los legisladores electos en febrero.

La relación entre parejas homosexuales "debería tener reconocimiento legal, uno no escoge la inclinación sexual, eso lo da la naturaleza o Dios. Uno no lo escoge, ni los hombres ni las mujeres", manifestó el mandatario al dario La Nación que lo publica en su página digital. "Va contra la naturaleza creer que alguien se sienta a pensar a los 14 años si será heterosexual u homosexual. Son cosas que envía Dios y que sencillamente tenemos que evolucionar y aceptarlas", señaló el presidente y premio Nobel de la Paz (1987).

Cinco ministros pidieron a Arias, hace dos meses, que enviara el proyecto de ley al Congreso, pero el gobernante no se había pronunciado. Arias expresó que "hay un debate interno" en el gobierno sobre la conveniencia de enviar el proyecto al Congreso en este momento, pues la actual legislatura concluye el 1 de mayo, cuando asumen los legisladores electos en los comicios de febrero pasado.

También habrá, a partir del 8 de mayo, un nuevo gobierno encabezado por la presidenta electa, Laura Chinchilla, aunque muchos de sus ministros designados forman parte del actual gabinete de Arias.

El proyecto de ley, denominado Sociedades de Convivencia, busca garantizar a las parejas del mismo sexo derechos fundamentales, que no suponen la existencia de un vínculo matrimonial. Uno de ellos es el derecho de la pareja a visitarse en la eventualidad de una internación en los hospitales del Estado, actualmente restringido a la familia directa.

También se pretende establecer los derechos al seguro social, la pensión y los bienes gananciales, de la misma forma en que la ley los garantiza para los integrantes de uniones de hecho entre heterosexuales.

No obstante, la iglesia Católica y algunas protestantes se han opuesto tajantemente al proyecto de ley, por considerarlo "un paso" hacia la legalización de los homosexuales.