•  |
  •  |
  • END

Las Empresas Médicas Previsionales, EMP, del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, remiten sus pacientes asegurados a los hospitales de atención pública del Ministerio de Salud, en donde se les practican diferentes procedimientos médicos. Todo esto bajo el denominado “Modelo Solidario”.

Esta situación afecta principalmente a los pacientes generales, pues en las unidades de salud del Minsa, se prioriza la atención de los que cotizan en el INSS, prolongando las citas y alargando las listas de esperas para las intervenciones médicas del paciente común.

Particularmente, la empresa médica Metrópoli Xolotlán transfiere a sus pacientes con insuficiencia renal al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde reciben su tratamiento de hemodiálisis. Dicha clínica previsional no cuenta con el equipo ni la infraestructura necesaria como para brindarle este servicio a sus conglomerados.

El doctor Silvio Morales, Gerente General del Hospital Metrópoli Xolotlán, admitió que “los procedimientos de hemodiálisis nosotros los hacemos en el ‘Lenín Fonseca’, porque en la mañana esas máquinas las ocupan los pacientes del Ministerio de Salud, y por las tardes están desocupadas”.

Según el doctor Morales, cada terapia de éstas cuesta alrededor de los 300 dólares, y un paciente necesita hasta tres o cuatro sesiones a la semana. También afirmó que los asegurados no pagan ni un centavo por estos procedimientos, sin embargo, no aclaró la manera como ellos, como empresa médica, asumen estos costos ni con qué le compensan al hospital.

Pagan en “especie”

Al cuestionarlo al respecto, el funcionario respondió que “transacciones nosotros no hacemos, les pagamos con insumos. El año pasado nosotros dimos seis millones de córdobas a los centros de salud de Managua, incluyendo al hospital ‘Lenín Fonseca’, sólo en exámenes de laboratorio, esto fue entregado a la población pobre que no es asegurada y que los centros de salud no tienen opción a esos exámenes porque son de uso hospitalario”.

De igual manera, explicó la existencia del nuevo sistema “exitoso” de referencia y contrarreferencia. “Nosotros brindamos cirugías complejas, enfermedades crónicas como las oncológicas, cuando son pacientes del Ministerio de Salud y no tienen los insumos porque son escasos en el país, nosotros se los facilitamos, independientemente que si (la persona) es o no asegurada”.

Agregó que esto es a raíz de una “buena organización”. “El director de cada hospital público nos hace una solicitud a nosotros o a la parte administrativa de las clínicas previsionales, entonces muchas ayudas sociales son financiadas por este proyecto. A esto nosotros le llamamos ‘El modelo solidario’”.

Según el doctor Morales, con el novedoso modelo impulsado por las clínicas previsionales, se han redefinido muchas estrategias, una de ellas es la red integrada de salud, esto significa que unen todos los esfuerzos tanto del Minsa como el de las EMP, con el objetivo de resolverles los problemas de salud a los asegurados y a la ciudadanía en general.

Sin embargo, una de las fuentes consultadas por EL NUEVO DIARIO, reveló que en el Hospital “Lenín Fonseca” la lista para los procesos de hemodiálisis es larga. “Los pacientes pobres reciben este tratamiento dos veces por semana, mientras que para los asegurados es tres veces a la semana. A estos últimos se les garantiza todo de manera automática”, apuntó la fuente.

Prestan equipos

Por su parte, la doctora Marilyn Carrillo, Subdirectora Médica del “Lenín Fonseca”, informó que una de las principales causas de muertes en dicho centro hospitalario son los problemas estrechamente ligados a la insuficiencia renal. Pero negó que el convenio con el Hospital Metrópoli Xolotlán, afecte a la población que asiste a ese centro de salud.

“Nosotros tenemos un cupo que damos a nuestros pacientes públicos, y después de nuestro horario de las tres de la tarde ellos (los asegurados) ya entran. Les prestamos las máquinas, igual sucede en quirófano, nosotros les prestamos la infraestructura en las horas que nuestro personal no está trabajando, después de las tres de la tarde y en los fines de semana. A nosotros eso no nos afecta en nada, porque es fuera de horario”.

Carrillo resaltó que los del Metrópoli Xolotlán ponen su anestesiólogo, sus técnicos quirúrgicos, prácticamente todos sus materiales. En el “Lenín Fonseca”, esta clínica opera ciertos procedimientos, generalmente neurocirugías, como problemas de cráneos, columnas, hemodiálisis y otras especialidades específicas.

Agregó que están respondiendo a una de las orientaciones recibidas por parte de sus autoridades superiores, la cual es “resolver los problemas, y lo primero es ayudarse entre sí, lo que no tiene el uno, el otro le ayuda. Entonces tenemos ahorita un nivel de comunicación y de coordinación entre todos muy grande, y tenemos una nueva visión. El problema de uno es el problema de todos. Eso es un gran beneficio para la población”.