Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Los ejecutivos de la industria eléctrica y los funcionarios del Gabinete Energético cuando ya se está hablando de nueva alza en la tarifa de la luz, deben explicar para qué sirvió el préstamo ALBA de 20 millones de dólares, si lejos de congelarse las facturas de Unión Fenosa siguieron subiendo para los usuarios en los últimos seis meses.

“Esa explicación se la deben al pueblo, que es el que pone el lomo con los cobros y con las nuevas alzas en la luz”, adelantó Marvin Pomares, Director del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec), quien aseguró que tiene “demasiadas pruebas y casos de gente que tiene sus facturas en reclamo por esta razón”.

Con esta denuncia el Indec exige que dichos funcionarios expliquen en dónde quedó hasta el último centavo de esos 20 millones de dólares prestados, ya que el efecto no se percibió en las facturas, pese a que las familias consumieron lo mismo en energía y el kilovatio mantuvo su precio.

Aumento artificial del consumo

Aclaró que no cuestiona el dinero prestado por el gobierno, sino el uso que le dio el sector energético de nuestro país. “Es que congelamiento de la tarifa no ha habido y se ha comprobado que los medidores de Fenosa están ajustados para mantener un aumento artificial sostenido del consumo.

“Ellos anunciaron que se congelaba la tarifa y los cobros de Fenosa serían lo mismo porque eso anunciaron, pero al final no sucedió y tampoco sucederá en mayo próximo, cuando nos llegue la última factura (abril) de los seis meses congelados”, señaló.

Para Pomares, esto deja en evidencia una vez más la constante denuncia de que Fenosa emprendió un agresivo plan de cambio de cables y de medidores con el único objetivo de instalar un sistema que siga marcando a pesar de cualquier ahorro que las familias quieran realizar en sus casas, o que al menos mantenga el consumo de forma mensual.

Fácil de comprobar

“Es fácil. Que se pregunte cada lector de EL NUEVO DIARIO si sintió que el monto de su factura estuvo estable desde noviembre pasado que se anunció la medida. ¿Qué se responde la gente? Lo mismo que tenemos en los reclamos”, estimó Pomares.

“¿Cómo te explicás que la tarifa de energía está congelada y una familia está consumiendo lo mismo, pero la factura le sigue subiendo cada mes?”, reiteró, poniendo a disposición los expedientes de cada uno de los casos que el Indec está acompañando en los reclamos ante Fenosa y el Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Prometió que antes de hablar de porcentajes de alzas en la tarifa de energía, el sector debe dejar claro a la población este punto porque de lo contrario saldrán nuevamente a protestar a las calles.

Nunca hubo fondos líquidos

Minutos antes y también vía telefónica, David Castillo Sánchez, titular del INE, explicó que los 20 millones de dólares mencionados jamás existieron en fondos líquidos sino que fueron “letras de cambio”, que le fueron entregadas a las empresas generadoras para que compraran búnker para producir energía eléctrica con esta ventaja.

Castillo señaló que este dinero se puede revisar perfectamente porque hasta fue insuficiente para cubrir el “congelamiento” de la tarifa hasta abril, ya que en total sumó unos 24 millones de dólares.

La diferencia de dinero, según explicó, se logró eliminar para lograr que encajara la suma mediante unos cuatro millones de dólares que le fueron deducidos a Fenosa, por los descuentos tarifarios aplicados en septiembre y octubre de 2009, por problemas que presentaba en el servicio de alumbrado público.

Detalló que el monto prestado de los fondos ALBA en este momento incluso está siendo insuficiente para cubrir los seis meses, ya que en las últimas semanas el precio del barril de búnker llegó hasta 72 dólares, y la medida fue tomada con base en que este precio iba a estar por debajo de los 68 dólares.

“Los 20 millones es un crédito a largo plazo que se va a pagar con la primera energía renovable que entre al sistema de los nuevos proyectos… yo te aseguro que no lo asumirán los usuarios”, prometió Castillo, quien, sin embargo, garantizó que habrá un alza que entrará en vigencia el primero de mayo próximo.

Existe un fondo de unos 350 mil dólares que salió de la venta de energía a Panamá, según el titular del INE, el cual se va a utilizar para bajar el porcentaje que finalmente se anuncie como alza, el cual “no está determinado y ni siquiera hay un cálculo porque ese cálculo lo vamos a cerrar con base en cómo se comporten los indicadores hasta el 15 de abril próximo”.

¿Alza de 8%?

No obstante, Castillo precisó que el cálculo hasta esta fecha podría andar por un 8%, “pero eso no significa nada porque falta revisar otros detalles que incorpora la fórmula de la tarifa… cualquier otra cosa es invento o algún chamarrazo para presionar, porque no hay ningún cálculo definitivo”.

Aseguró que en la última semana de este mes el INE estará anunciando el porcentaje final del alza, la cual hasta podría suspenderse en caso de otro subsidio o préstamo similar. “Pero hasta ahora yo no he escuchado nada de parte del gobierno, por eso es que te digo que el alza va, pero si el gobierno decide pararla, pues está en sus manos”, indicó.