Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

El ex Procurador de la República, Alberto Novoa, expresó ayer que todo aporte interinstitucional para la lucha contra la corrupción como el que hacía la Unidad Anticorrupción, “compactada” recientemente por la Policía Nacional, es importante, y su reducción o desaparición tiene repercusiones negativas en cualquier sistema.

Novoa recordó que esa unidad interinstitucional fue conformada durante su período, y fue integrada por la Procuraduría General de la República, la Dirección General de Aduanas y otras instituciones, cuya rectoría la encabezaba la Policía Nacional.

Ministerio Público: No nos afecta

“Estados Unidos únicamente financiaba la unidad para combatir la corrupción en la esfera de Gobierno, luego cada una de las instituciones creó su propia unidad anticorrupción, pero ésta (la rectorada por la Policía Nacional) coordinaba la información interinstitucional. No es lo mismo tener conocimientos separados, que coordinados”, explicó el ex Procurador.

Mientras tanto, el Fiscal General de la República, Julio Centeno, expresó que la desaparición de la Unidad Anticorrupción de la Policía Nacional no afecta en nada el trabajo de esa institución, ya que las coordinaciones siempre las han hecho directamente con agentes de la Dirección de Auxilio Judicial o la Policía Económica, según amerite el caso.

“Nosotros mantendremos las relaciones con la Policía Nacional de acuerdo con su organización interinstitucional y reglamentos jurídicos”, recalcó Centeno.

La Procuraduría General de la República, por su parte, dijo a través de la oficina de prensa, que no se pronunciaría al respecto, aunque formaba parte de la Unidad Anticorrupción, y es quien debe velar por los intereses del Estado y la integridad de sus bienes.