•  |
  •  |
  • END

“El parque es nuestro y vamos a rescatarlo”, advirtió una delegación de pobladores de Ciudad Jardín que se oponen a la venta por lote de ese otrora lugar de recreo, por parte del empresario Alfredo Osorio Peters.

Según la delegación, el negocio que quiere hacer Osorio Peters es vender unos 70 lotes para uso comercial a un precio de 300 dólares la vara cuadrada, con un pago por adelantado del 20 por ciento, lo cual, según los pobladores, “huele a estafa”, ya que el precio es sumamente elevado y el terreno está en litigio. Esto podría dejar un monto total de 6 millones de dólares si llegara a vender las dos manzanas.

Afirman que, además, ya hay una oficina encargada de empezar a vender los lotes, para lo cual los interesados tienen que depositar ese 20 por ciento en una cuenta de la entidad financiera Finarca, y “sólo allí”, refieren, citando a los encargados de las oficinas quienes orientan a los potenciales compradores.

Los pobladores se presentaron a la redacción de EL NUEVO DIARIO a rechazar los argumentos de Osorio Peters, quien en un campo pagado publicado ayer en este diario asegura que el Distrito Nacional le regresó la propiedad, al no cumplir con las condiciones por las cuales se le donó este parque. Es decir, según Osorio Peters, la ocupación del parque por delincuentes, vagos y drogadictos inició desde antes de 1979.

Una versión que los pobladores rechazan categóricamente, al afirmar que el parque siempre estuvo en uso por las familias que habitan el reparto. “Mi hija iba a jugar a ese parque con mi padre cuando estaba pequeña, y es el único recuerdo que tengo de él”, afirmó María Camino Raquel Fernández Gago, una española que tiene 32 años de habitar en Ciudad Jardín, y quien además denunció haber sido víctima de la agresión de los vigilantes puestos por Osorio Peters en el parque en litigio.

Solidaridad vecinal se extiende

Según Leopoldo Quezada, poblador de Ciudad Jardín, han recibido la solidaridad de otros barrios y colonias que se solidarizaron con ellos, afirmando, además, que los apoyarán a la hora de tomar cualquier acción en ese parque.

Por otro lado, sostiene que Osorio Peters ha llegado a tomar posesión de un bien que no le pertenece, ya que quien construyó Ciudad Jardín fue una empresa AISA, de la cual Osorio sólo era un socio. Incluso, los pobladores mostraron los datos catastrales del predio el cual aparece a nombre del Distrito Nacional.

Para los pobladores no es cierto que el parque haya estado abandonado durante todas las administraciones anteriores. “Allí se realizaban actividades recreativas, practicaban las bandas de guerra de los colegios vecinos”, expresan.

Además, agrega Quezada, “si estaba abandonado desde hace más de 30 años, y si en 1979 le regresaron la propiedad, entonces, ¿por qué es hasta ahora que está reclamándola?”

También reiteran que las casas ya se terminaron de pagar, puesto que fueron entregadas para ser canceladas en un plazo de 20 años, con cuotas mensuales de 784 córdobas de 1967, que fue cuando se construyó el reparto, de forma que ya esta empresa ni Osorio Peters tienen nada que ver con el terreno.