•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Los pescadores hondureños artesanales Denis y Luis Zambrano fueron capturados el viernes último por marineros del Distrito Naval del Pacífico de Nicaragua (DNP), cuando a bordo de un cayuco ingresaron impunemente al sector de El Chorro, en aguas jurisdiccionales nicaragüenses en el Golfo de Fonseca, a llevarse peces y camarones.

Una fuente del DNP indicó que los dos pescadores fueron remitidos a la orden de Migración y Extranjería ubicadas en este departamento, desde donde se hicieron los trámites de rigor para deportarlos a su país.

“Ellos no se encuentran capturados, fueron entregados a la autoridad competente en buen estado de salud”, afirmó la fuente, que indicó que diariamente al menos 20 embarcaciones con pescadores artesanales hondureños entran a aguas jurisdiccionales nicaragüenses a saquear recursos marítimos.

Indicó que debido a la destrucción de los bosques de mangles y a la enorme cantidad de embarcaciones, los pescadores artesanales hondureños se quedaron sin fauna marina, por eso incursionan a los bancos de pesca y camarón de Nicaragua, para hacer su negocio.

“Son 15 mil pescadores hondureños en el Golfo de Fonseca, y Nicaragua sólo tiene mil pescadores, la diferencia es abismal”, aseguró la fuente, que señaló que cuando capturan a pescadores hondureños en plena faena en aguas nicaragüenses les dan buen trato, y cumplen con el procedimiento de entregarlos a Migración y Extranjería para su deportación.

Dijo que cuentan con equipos sofisticados en las embarcaciones de la Naval, que les indican los lugares precisos dónde patrullar dentro del territorio nacional, sin pasarse de los límites con Honduras y El Salvador.

Pescadores nicaragüenses en Potosí, El Rosario y la Península de Cosigüina, entre otros sitios cercanos al Golfo de Fonseca, se mostraron preocupados por esta situación, y solicitaron al gobierno que aporte suficiente combustible para que marineros de la Fuerza Naval custodien al ciento por ciento las aguas jurisdiccionales nicaragüenses para frenar la incursión de pescadores artesanales hondureños.