•  |
  •  |
  • END

Dos vehículos quemados y daños severos a otros dos automotores fue el saldo de la violencia que por segundo día consecutivo desataron ayer los vándalos orteguistas, que sitiaron la sede del Movimiento “Vamos con Eduardo”, donde mantuvieron “secuestrados” durante todo el día a los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, y del Movimiento Renovador Sandinista, MRS.

Desde las 9:00 de la mañana, los orteguistas llegaron a residencial Los Robles, donde cercaron las vías de acceso, obligando, incluso, a que un jardín infantil evacuara de emergencia a todos los niños que se encontraban recibiendo clases.

Durante todo el día los legisladores fueron obligados a refugiarse en la sede del Movimiento, pues cada vez que se asomaban a las ventanas de la vivienda, recibían una andanada de piedras.

En el transcurso de la mañana, los conductores de los diputados intentaron sacar los vehículos de la zona de conflicto, pero los esfuerzos fueron infructuosos.

Furia irracional

Pasado el mediodía, la camioneta Toyota Fortuner, station wagon, blanca, placas CT-4906 propiedad del diputado Rodolfo Silva Chamorro, suplente del legislador Elman Urbina, fue reducida a cenizas; mientras que en la mañana, la camioneta Dodge RAM, doble cabina, roja, placas MY-3993, propiedad del diputado suplente y ex candidato a alcalde de Masaya, Francisco Valdivia, resultó severamente dañada, producto de las pedradas y tubazos propinados por los simpatizantes orteguistas.

Ambos hechos se dieron ante la vista y paciencia de los miembros de la Brigada Especial de Antimotines que resguardaban la zona.

Durante las dos conferencias de prensa que brindó, Eduardo Montealegre Rivas --acompañado del resto de legisladores de la BDN y del MRS-- calificó de “incapaz” a la Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera Sacasa, por no garantizar la salida de los diputados de la sede del movimiento.

Que Insulza no voltee la cara

Además, Montealegre exhortó públicamente al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, a “no voltear la cara, como lo hizo con el fraude electoral”, durante los comicios municipales de noviembre de 2008.

También aprovechó para llamar al presidente Daniel Ortega a desmontar el “plan de violencia contra la institucionalidad del país, y, en particular, contra los diputados opositores”. Montealegre se mostró anuente “a iniciar un diálogo nacional abierto, pero sin condiciones, sin pactos ni prebendas”.

Poco antes de las 12:00 del mediodía, el Subdirector de la Policía Nacional, comisionado general Horacio Rocha, se entrevistó con los diputados. Minutos después de salir de la reunión con los diputados, Rocha realizó varias llamadas telefónicas, y, minutos más tarde, se incrementó la presencia de agentes antimotines armados con bombas lacrimógenas.

Hacia las 2:00 de la tarde hubo una intentona de desalojo de los orteguistas por parte de los antimotines, a fin de garantizar la salida de los diputados, sin embargo, en cuestión de segundos, la orden fue cancelada por los jefes superiores.

Asamblea vacía

Como parte del plan denunciado por Montealegre, el presidente de la Asamblea Nacional, Santos René Núñez Téllez, suspendió las labores en el Parlamento “hasta nuevo aviso”.

Mientras los manifestantes orteguistas se apostaron nuevamente ayer frente a la sede del Poder Legislativo, ningún trabajador ha llegado a laborar desde el martes 20 de abril, cuando se desató la violencia en el Hotel Holiday Inn.

Ayer, el plan era el mismo del martes: No permitir el ingreso de los diputados opositores a las instalaciones del Legislativo. Contradictoriamente, los orteguistas que sitiaron la sede del Movimiento “Vamos con Eduardo”, le gritaban a Eduardo Montealegre y demás diputados que fueran a trabajar.

Fuentes legislativas confirmaron a EL NUEVO DIARIO que la suspensión de labores se notificó a los trabajadores vía correo electrónico, y aún se desconoce hasta cuándo estará suspenso el trabajo parlamentario.

Triste labor de un ex alcalde

El secretario político del FSLN en Masaya y ex alcalde de esa ciudad, Orlando Noguera, llegó encabezando los ataques, primero, frente a la oficina del coordinador político del MRS, Edmundo Jarquín, y, posteriormente, frente a las oficinas del Movimiento Vamos con Eduardo. Con él señalan que estaba Hollman Putoy, quien estuvo en la subdirección del Hospital de Masaya, y Ulises Morales, secretario político del partido orteguista.

Como forajidos

Desde Masaya, el ex edil movilizó a sus grupos en cinco buses con un centenar de adeptos, algunos de ellos partidarios, pero los más jóvenes --incluso un niño de unos 12 años-- eran parte de las fuerzas de choque que portaban los lanza morteros, vestidos con camisas nuevas camufladas del Ejército y con sus rostros cubiertos con pasamontañas o utilizando pañoletas rojinegras.

Uno de ellos confesó que “aquí estamos en una vida y dos mandados, así que no me tomés fotos”, advirtió al fotógrafo de EL NUEVO DIARIO.

El vía crucis liberal

Mientras tanto, a las 12 y 27 minutos del mediodía, el primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, anunció que los cuatro directivos opositores decidieron cancelar la sesión para la cual estaban convocados legalmente, y que citaban para hoy en el edificio de la Asamblea Nacional.

A esa hora, 17 diputados estaban recluidos en la sede nacional del Movimiento Vamos con Eduardo, VCE, amenazados por las turbas, y el resto, distribuido en tres grupos por toda la capital, fue desahuciado en seguridad por la Policía Nacional.

A las 10 y media de la mañana, los cuatro directivos de la Asamblea Nacional intentaron hablar personalmente con la primera comisionada Aminta Granera, pero ni siquiera pudieron pasar del portón principal de esa institución.

Les “perdonan la vida”

Los legisladores José Pallais, Maximino Rodríguez y Carlos García, este último directivo del Parlamento, ingresaron por el comisariato y pretendieron hablar con Granera, pero les fue impedido, según declaró Pallais. En cambio, fueron atendidos por los comisionados generales Javier Meynard y Francisco Díaz, quienes según el legislador, les dijeron que no podían garantizar la seguridad de ellos, y que para hoy revisarían si sería posible garantizar su entrada al edificio del Parlamento.

En Plaza El Sol, no

Pallais, además, aseguró que ellos llevaron la propuesta de sesionar en algún lugar de la sede de la PN en Plaza El Sol, pero los comisionados les respondieron que ellos no prestaban sus instalaciones, y que lo único que podían prometer era reforzar la seguridad para que los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, salieran de la sede del VCE.

Afuera, a Navarro le negaban la entrada, y un policía cuyo nombre no identificamos, le dijo que no tenía ninguna orden de su superior. Según Navarro, a los diputados que pudieron pasar les aseguraron que requerían de una cita con al menos 30 días de antelación para hablar con Aminta Granera.

Navarro responsabilizó a Granera de cualquier acto vandálico que lo perjudique, al igual que a sus colegas, ya que la funcionaria "no quiso recibirnos para hablar de nuestra seguridad, porque no habíamos programado cita con antelación". En ese sentido, aseguró que Nicaragua es el único país donde la Policía se declara incapaz de garantizar la seguridad a un poder del Estado.

Amparados en artículo 186 de Ley Orgánica del Parlamento

A su vez, insistió en que la Asamblea Nacional no es el edificio, y que en cualquier lugar con 47 diputados y cuatro directivos podrá sesionar. Pallais aseguró que no se requiere de 48 horas como argumentó el Frente Sandinista, pues en la Ley Orgánica de la Asamblea Nacional, en su artículo 186, se establece que el plenario con al menos 47 diputados puede cambiar cualquier eventualidad que no esté establecida en la normativa. Es decir, garantiza la soberanía del plenario del Parlamento.

La diputada Jamileth Bonilla aseguró que ningún hotel quería prestar sus instalaciones por temor a que destruyeran el edificio, tal como sucedió con el Holiday Inn el pasado martes, cuando dañaron parte de sus instalaciones.


(Con la colaboración de Rafael Lara)