•  |
  •  |
  • END

El reloj marcaba las 11 de la mañana, cuando el presidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Manuel Martínez, brindaba entrevista a dos medios de comunicación en su despacho. Pasaron unos 10 minutos de la conversación, cuando de forma imprevista se presentó el ex magistrado Rafael Solís y se desató un “fuego cruzado” entre ambos.

Solís se arrimó a Martínez y le dijo: “Ya estás hablando babosadas, Manuelito”. Martínez sonrió y continuó hablando de la actuación de la Policía Nacional.

“Si la Policía Nacional no podía con la situación, debía llamar al Ejército para controlar a los tira morteros”, expresó Martínez, refiriéndose a la situación vivida el martes en el hotel Holiday Inn, por la agresión de las turbas orteguistas.

El general Solís

Solís, quien se había sentado sin ser invitado en una de las sillas ubicadas frente al escritorio, asaltó la palabra desde atrás diciendo: “Para qué se ponen a jugar juegos de hombres”.

Martínez respondió: “O hubieran llamado al general Solís para que les ayudara”. Solís respondió: “Te llevo a vos para que me acompañés”.

Martínez: “Las cosas no deben darse así, para eso hay reglas”.

Solís: “Que más violencia que la de ellos (diputados liberales) ayer, sesionar fuera del llamado del presidente de la Asamblea”.

La entrevista continuó. “El Frente Sandinista no ha querido elegir a los 25 funcionarios que se les ha vencido su período constitucional, ya que “ni siquiera ha delegado en el Parlamento a la persona que estará al frente de las pláticas”, dijo Martínez.

Vuelve a tomar la palabra Solís: “Es que no han retirado el veto, hombre, que le hicieron a los diez magistrados del Consejo Supremo. El día que le retiren el veto, ese día inician las negociaciones oficiales, porque vos sabés qué ha habido por debajo. En la mesa se viene a negociar, pero no con precondiciones de fuerza”.

“Daniel (Presidente de la República) no va a poner delegado si no retiran esa posición de fuerza. Nadie se pone a negociar con una pistola en la cabeza”, continuó Solís.

Los periodistas trataron de segur con la entrevista. ¿Aprovechando la presencia de ambos, cómo continuará la situación del Poder Judicial si los empleados salen a marchas y abandonan sus puestos de trabajo?
Solís respondió primero: “La Sala Constitucional está trabajando normal. Los magistrados Cuarezma y Escobar presentaron carta y yo también. Si vas a todas las dependencias, todos están trabajando”.

Sindicatos políticos en la CSJ

Martínez: “Eso de tener un brazo de partido político en el Poder Judicial es malo. Los sindicatos no son laborales; son políticos”.

“Hay que institucionalizar el Poder Judicial, promover la independencia. Aquí no hay amenaza de inestabilidad laboral, aquí trabajan tranquilos, hasta en exceso se les concede” (lo que demanden), agregó el presidente de la CSJ.

Solís: “Sí, pero todo mundo tiene derecho de ir a marchar”.

Martínez: “Eso es inaudito. Cosas veré, amigo Sancho, pero estamos en el socialismo del siglo XXI. ¿Qué derecho laboral andaban reivindicando? Es un abuso, pues si no cumplen con su deber, que le marquen el expediente; para eso hay marcada de tarjeta y para eso se estableció eso. Además, lo estableció el Consejo”.

Solís: “Ya hablé con ellos (trabajadores que participaron en la marcha) y les dije que aquí hay libertad sindical y que no serán corridos”.

Sale lo del “matón”

Martínez continuó los señalamientos a Solís, diciendo que eran inapropiadas las situaciones que se habían presentado, hasta sonar en la marcha la canción del matón (Un reguetón que elaboraron con las palabras que le dirigió Solís al magistrado Gabriel Rivera).

“Solís como caballero debe aclarar, pedir disculpas a Rivera, porque él trajo la sentencia y demostró que nada tuvo que ver en ese caso, más bien fue víctima, y le has desencadenado problemas con sus hijas”, señaló el presidente de la CSJ.

Solís respondió: “Yo no me quiero meter más en eso”.

Martínez: “Yo estoy claro de que se insultaron los dos, pero venir con dos ataúdes aquí…

Solís: “Eso es de sindicatos”.

Martínez: “Y quien los instiga sos vos, si ahora sos dirigente del FNT aquí”.

Luego, Solís finalmente se levantó y dijo: “Ya me voy a la Sala y vos seguí con tu entrevista”.