•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Una vez más, los transportistas del sector selectivo del municipio de León marcharán en contra de la otorgación de concesiones de taxis, y la circulación ilegal de más de 300 unidades, que aparentemente gozan del respaldo del edil Manuel Calderón, y de la estructura departamental del Frente Sandinista.

Los taxistas se declararon en rebeldía a partir de este lunes y anunciaron la suspensión de pagos de impuestos relacionados con el chequeo mecánico y certificados de operación, los mismos que son extendidos por la Alcaldía y por la Policía Nacional
La marcha fue denominada por el sector transporte como cívica, saldrá a las 12:00 del medio día de la plaza indígena de Sutiaba hacia el despacho del edil Manuel Calderón. Sin embargo, los combatientes históricos y otras organizaciones orteguistas desde tempranas horas de la mañana amenazaron con tomarse la plaza central y evitar que los transportistas lleguen hasta el edificio de la alcaldía.

 Según los dirigentes del sector selectivo, desde que anunciaron la marcha han recibido amenazas de supuestos miembros de la estructura departamental del partido en el gobierno.

Alrededor de 800 transportistas y cadetes se movilizarán por las principales calles y avenidas de la localidad. “La protesta que pensamos realizar no es una amenaza, sino que pretendemos buscarle solución a este problema que tiene más de tres años. Estamos haciendo todo lo posible para sentarnos con las autoridades, esperamos que no sean irresponsables”, manifestó Ramón Koulzon, Presidente de la Unión de Cooperativas de Taxis en León.

 Koulzon detalló que no van a pagar impuestos de chequeos mecánicos ni constancias de certificados de servicios de operación. “Vamos hacer caso omiso a las leyes 431 y 524 hasta que las autoridades saquen de circulación a todos los ilegales”, relató Koulzon, tras agregar que las demandas son gremiales y no partidarias.

Señaló que a él no le interesa que el edil Calderón todavía no haya saldado sus compromisos políticos. “Nuestra lucha es gremial, aunque nos tachen de derecha; el miedo debe desaparecer, tenemos que reclamar nuestros derechos aunque simpaticemos con el Frente Sandinista. Tenemos que decir la verdad por el beneficio del partido, porque es un grupito de sinvergüenzas el que está dañando al partido”, afirmó.

Los transportistas esperan iniciar negociaciones de trabajo con la Policía, con el Concejo y con las distintas cooperativas de taxis para resolver el problema.