•  |
  •  |
  • END

La prepotencia, las raterías y el control de las calles por parte de las turbas orteguistas, intocables para la Policía Nacional, quedaron plasmadas el miércoles, cuando el taxista Guillermo Morales Suazo fue detenido y asaltado por simpatizantes del partido de gobierno.

Morales interpuso la denuncia en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, luego de que su taxi fue interceptado en la zona cercana al centro comercial Metrocentro por los orteguistas, que con caras tapadas y banderas rojinegras, lo obligaron a detenerse y lo amenazaron poniéndole en la cara un arma de fuego y un mortero a eso de las 3:50 de la tarde.

Según el afectado, en su carro sintonizaba Radio Corporación y viajaba con un pasajero, cuando dos camionetas de tina donde viajaban los agresores pasó junto a ellos, y el cliente los señaló e hizo un comentario indicando por qué esa gente no deja trabajar en paz a la población.

El comentario, aparentemente, fue ofensivo para los orteguistas, quienes se detuvieron frente a él obstaculizando el paso, se bajó el grupo que viajaba en la tina de la camioneta y lo amenazaron con las armas mencionadas.

Lo asaltaron

Morales aseguró que comenzaron a insultarlo, empujaron el vehículo, intentando darle vuelta, le “chopearon” el techo. Luego lo bajaron del vehículo y lo “requisaron”, robándole una cartera en la cual portaba 1 mil 900 córdobas, que era lo que había logrado del trabajo del día.

Luego del asalto, decidió seguirlos para tomarles las placas y le lanzaron dos “morterazos” para que desistiera, sin embargo, logró ver las placas M 001574 de una Toyota azul, y la M115459, de una Toyota roja.

“Yo no ando en política, lo único que trato de hacer es trabajar para ganarme el día, y se me robaron lo que no era mío. Lo hice trabajando todo el día para el pago de combustible y cuota del vehículo, porque este carro no es mío”, reiteró.

Carlos Guadamuz, abogado del Cenidh, indicó que tomaron el caso y le dieron acompañamiento ante las autoridades.

“Con la denuncia nosotros buscamos las oficinas de Auxilio Judicial, donde nos informaron que el jefe no estaba, entonces la funcionaria que nos atendió aseguró que tomarán la denuncia, pero aparentemente no hubo disponibilidad por la situación tumultuosa en Managua”, dijo el abogado.

Mencionó que ayer esperaban interponer la denuncia, sin embargo, Morales se declaró indispuesto por afecciones de salud, ya que es diabético, y el problema lo afectó en su enfermedad.