•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gobierno de Estados Unidos se mostró "preocupado" por la violencia que se presenta en los últimos días en Nicaragua. El Departamento de Estado expresó que una serie de actos violentos podrían estar erosionando el Estado de Derecho.

"Estamos preocupados porque la violencia de una turba que ha tenido lugar en Nicaragua está obstaculizando el proceso político democrático, el respeto de los derechos humanos y también erosiona el Estado de Derecho", manifestó Charles Luoma-Overstreet, portavoz para América Latina del Departamento de Estado.

Nicaragua comparada con Venezuela
Por su parte, Philip Crowley, portavoz del Departamento de Estado, aseguró que Venezuela es un "buen ejemplo" de una serie de países en América Latina donde la erosión del estado de derecho preocupa a Estados Unidos, entre los que también está incluido Nicaragua.

"Venezuela sería un buen ejemplo en un grupo de países en la región donde vemos intentos de intimidar procesos democráticos, una erosión de la capacidad del gobierno para celebrar elecciones competitivas y dar amplio espacio a la sociedad civil", indicó Crowley en rueda de prensa. Otro de esos países es Nicaragua, donde "hay un barniz democrático, y una erosión de las instituciones de gobierno y del sistema de contrapesos que necesita un sistema democrático", insistió Crowley.

El portavoz reiteró que Washington respalda el involucramiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la crisis nicaragüense.

En los últimos días, un grupo de partidarios del actual gobierno se han enfrentado a la oposición por un decreto aprobado por el presidente Daniel Ortega, que permite prorrogar el mandato de al menos 22 funcionarios públicos. Durante varios días grupos de orteguistas frenaron el acceso al Parlamento de los diputados opositores y se presentaron enfrentamientos verbales y físicos.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, hizo también un llamado a "preservar la institucionalidad" y "respetar a las distintas autoridades constituidas". La cancillería nicaragüense rechazó el pedido de Insulza.

Por su parte, la congresistas republicana cubano-estadounidense, Ileana Ros-Lehtinen, solicitó al secretario de Estado adjunto de Estados Unidos, Arturo Valenzuela, para que se pronuncie sobre los acontecimientos en Nicaragua y condene la violencia en ese país.