•  |
  •  |
  • END

Según Gustavo Porras, diputado del Frente Sandinista ante la Asamblea Nacional, Presidente de la Comisión de Población y Seguridad Social de este Poder del Estado, Secretario General de la Federación Nacional de Trabajadores, Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Salud y hombre fuerte en el Gabinete Social del actual gobierno, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, sufrirá una “quiebra contable” en 2017, y una “quiebra actuarial” en 2022.

“Nosotros tenemos un Seguro Social que entraría desde el punto de vista contable en crisis en el año 2016-17, y desde el punto de vista actuarial en el 2022-23. Hay que ver cuánto acerca o alarga cualquiera de estas medidas al momento de la quiebra contable y la quiebra actuarial”, señaló el diputado Porras.

Ante esto, en la Asamblea Nacional existen cuatro iniciativas de reforma al actual Decreto Ley del Seguro Social, Ley 974, que data de 1982 y que prácticamente es la misma, con algunas modificaciones, que la de 1956. En el 2005 se aprobó una nueva Ley de la Seguridad Social, Ley 539, la cual fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia, ya que estaba en el mismo paquete de la Ley Marco.

Pero estos nuevos proyectos de reforma a la Ley del Seguros Social contienen diferentes cambios, entre los que destacan la edad de retiro y el número de cotizaciones.

Las reformas

Según Porras, un primer proyecto de reforma contempla que los jubilados tengan la oportunidad de seguir trabajando una vez llegada la edad de retiro. Esta iniciativa la introdujo el diputado José Pallais, de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

“Los asegurados que actualmente tengan u obtengan su pensión de vejez, a partir de la fecha de entrada en vigencia de la presente Ley, cuya pensión sea igual o inferior a cuatro veces el salario mínimo, podrán continuar o reincorporarse a la actividad laboral remunerada sin perder el disfrute de su pensión”, dice el texto de la propuesta de Ley del diputado Pallais.

Hay que hacer cuentas

La otra iniciativa la introdujo la diputada Ana Julia Balladares, en la que propone reducir la edad de retiro para las mujeres. Una propuesta que según el diputado Porras, difícilmente será aprobada.

“Nosotros solicitamos el estudio correspondiente al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, lo que significa una cantidad de fondos muy grandes que no soportaría el instituto”, señala el diputado Porras.

Otra de las propuestas es una introducida por el Movimiento de Renovación Sandinista, MRS, que según Gustavo Porras incluye los puntos que contenían la suspensa Ley 539. Sin embargo, después de haberla defendido, ahora Porras sostiene que todos estos puntos llevarían al Seguro Social a la quiebra.

“También esto tiene una enorme cantidad de costos que desestabilizarían al INSS. En todo caso, ya tuvimos una reunión de la comisión en pleno, todos los representantes de las bancadas con el director del INSS (Roberto López) para explicar y discutir y van a presentar una evaluación de eso”, indicó Porras.

Es de destacar que cuando el Frente Sandinista era oposición, el diputado Porras defendió la Ley 539 por considerarla una justa reivindicación del pueblo trabajador. Cuando en enero de 2008 fue declarada inconstitucional, el entonces diputado Porras calificó la medida como “una barbaridad”, por haber metido la ley en el mismo paquete de la Ley Marco, arremetiendo contra la Administración de Enrique Bolaños, al señalar que la Ley 539 no era del agrado del ex mandatario.

Con esta ley se fueron muchos beneficios para los pensionados.

Adicionalmente, hay otro proyecto de ley que introdujo la Asociación de Pensionado que también busca cómo rescatar los beneficios para los pensionados y jubilados. Hay que destacar que en lo que coinciden estos proyectos es en que todos plantean la igualdad ante la ley y reconocen el derecho de los viudos a recibir una pensión.

Colapso a la vista

El experto en temas de seguridad social, Jorge Toledo, avizora que el Seguro Social se dirige a un colapso antes de lo esperado si se sigue manejando como se viene haciendo. “Yo aspiro a llegar al 2015 con mi pensión”, dice con escepticismo.

Aseguró que cuando se derogó la Ley del Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP), que privatizaba la Seguridad Social, tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Mundial aceptaron el argumento del gobierno, debido a que no había capacidad para enfrentar la crisis del INSS.

“Porque la Ley obligaba al Estado de Nicaragua a reembolsar el dinero perdido, robado y saqueado a la Seguridad Social. Ello suponía que tenía que pagar anualmente 800 millones de córdobas para fondear a los asegurados menores de 43 años que quedarían en el sistema de pensiones del INSS”, algo insostenible para el presupuesto nacional, destaca Toledo.

Coincide con el diputado Porras sobre el próximo colapso del INSS en 2017: “La tendencia que llevamos indica que ni las reformar paramétricas lo van a resolver”.

Sostiene que una opción es cambiar la lógica en el manejo de la institución, y haciendo un buen manejo “con las cotizaciones actuales y sin hacer reformas paramétricas, simplemente una reorganización total. Si le quitás el poder que tiene el Ejecutivo sobre los fondos y ese dinero se administra y se deja de perder, para 2018 vas a tener el doble de dinero”.