•  |
  •  |
  • END

Bluefields / RAAS
Cuatro casas y una bodega arrasadas por las llamas, y otros dos inmuebles dañados parcialmente, son los destrozos causados por la explosión de un expendio ilegal de combustible que estaba ubicado en el muelle municipal de la ciudad caribeña de Bluefields.

El jefe del Cuerpo de Bomberos de Bluefields, teniente primero Jorge Martínez, informó que el siniestro se originó a las 02:10 de la tarde de ayer (jueves) en la gasolinera a granel del señor Antonio Obando, cuando un operador llenaba de gasolina el tanque de una embarcación.

Las investigaciones preliminares sugieren que la explosión fue provocada por un embudo calentado por el sol, que fue utilizado para despachar el carburante.

Un operador que omitió su nombre, reveló que en la gasolinera de Obando almacenaban ocho barriles de gasolina, 10 tanques de gas butano y más de 10 cilindros de oxígeno para buceo, entre otras sustancias volátiles.

Abuso
El teniente primero Martínez afirmó que el señor Obando no acató la prohibición de seguir operando su gasolinera, porque no cumplía con las normas establecidas.

“Incluso, esta mañana le habíamos advertido que no siguiera vendiendo gasolina hasta que le extendiéramos un permiso”, reiteró.

Las autoridades han advertido en reiteradas ocasiones sobre el peligro que representan unas ocho gasolineras ilegales que operan en zonas densamente pobladas de Bluefields. La ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, dijo que ahora sí van a tomar medidas drásticas con esos expendedores ilícitos de combustible.

Efectos mitigados
Socorristas de la Cruz Roja, Boys Scout y vecinos del muelle municipal, llegaron al lugar del incendio y apoyaron a los bomberos en la sofocación de las llamas con agua que extrajeron de la bahía.

Después de dos horas de batallar contra el fuego se logró controlarlo. A criterio de varios ciudadanos, sin la ayuda de la población el fuego hubiera rebasado a los bomberos, que sólo contaban con dos camiones cisternas.

El socorrista de la Cruz Roja, Snell Downs, informó que tres personas fueron atendidas por desmayo provocado por el humo, y Manuel García, de 18 años, fue trasladado al hospital local con una herida en la mano derecha.

(Con la colaboración de Erwin Espinoza)