•  |
  •  |
  • END

Aún no hay un diagnóstico exacto por parte del Instituto de Medicina Legal que determine las verdaderas causas de la muerte de Alicia Indira Fernández Romero, quien fue operada en el Centro Médico Americano en tres ocasiones, y posteriormente falleció en el Hospital “Lenín Fonseca”.

De manera preliminar, dicha entidad informó a sus familiares que una de las causas había sido acumulación de líquido en espacios extracelulares del cerebro, sin embargo, todos los detalles del estudio serán emitidos en el transcurso de la próxima semana.

Asimismo, a los parientes de la paciente se les comunicó que Alicia Indira había sido víctima de una sobredosis de anestesia, no obstante, los anestesiólogos consultados por EL NUEVO DIARIO, aclararon que en Nicaragua no existen los medios necesarios como para determinar con precisión un estudio como éste.

“Cuando una paciente muere, siempre dicen que fue por sobredosis de anestesia, pero eso no se puede determinar en nuestro país. Eso es muy difícil de diagnosticar, porque existen equipos especiales para hacerlo y aquí no contamos con ellos. Nosotros lo que hacemos es calcular la cantidad de anestesia de acuerdo con el peso en kilos de la persona”, aseveró el anestesiólogo, quien prefirió omitir su nombre.

Agregó que desconoce los motivos que le provocaron la muerte a Alicia Indira, sin embargo, dijo que tanto a los familiares como al paciente, previo a la intervención quirúrgica, se le deben explicar todas las posibles complicaciones que éste pueda presentar antes y después del procedimiento médico.

“El Ministerio de Salud exige a todas las Empresas Médicas Previsionales, no así a sus propios centros hospitalarios, el cumplimiento del ‘Consentimiento Informado’, el cual es un documento legal, en el que van los datos personales del paciente y detalla cada uno de los procesos de la cirugía, y los inconvenientes que se pueden presentar, entre otros aspectos”, explicó la fuente.

Indagar antecedentes del paciente

Señaló, además, que en todo procedimiento médico, primero se calcula la cantidad de anestesia que se utilizará, después se indagan los antecedentes personales patológicos del paciente, es decir, si es alérgico a un fármaco específico, es asmático, hipertenso, diabético, en fin, se debe hacer todo un resumen clínico del mismo.

Igualmente, se debe investigar si hay antecedentes quirúrgicos, qué tipo de anestesia utilizaron, si fue general o regional. En el caso particular de Alicia Indira, según nuestra fuente, hay que ver el tipo de fármaco que le aplicaron, ya que eso pudo haberle causado complicación.

“Los médicos estamos expuestos a muchas cosas, por eso debemos prevenir y tener muy en cuenta la norma del ‘Consentimiento Informado’, el que debe llenarse desde que ingresa el paciente al cuarto, antes de ser operado, para que todo esté bajo el mutuo acuerdo entre el cirujano, los familiares y la paciente. En el caso de Alicia Indira, yo creo que no fue prudente operarla varias veces en tan poco tiempo, debieron esperar antes de hacerlo nuevamente”, consideró el anestesiólogo.