•  |
  •  |
  • END

El gineco-obstetra Oscar Flores, miembro del Grupo Estratégico contra la Penalización del Aborto Terapéutico, a título personal aseguró que los abortos se continúan practicando en los hospitales de referencia nacional para reducir las muertes maternas, pese a que tenemos un gobierno “doblemoralista” que lo tiene penalizado.

El doctor Flores dijo esto durante el conversatorio “La ciencia médica tiene algo que decir cuando interrumpir el embarazo es la única opción”, en el cual señaló que los abortos por prescripción médica no se han detenido, por ser parte los protocolos de atención establecidos en el sistema de salud.

Indicó que los médicos están en la disyuntiva de ser profesionales y actuar según los protocolos de atención vigentes para salvar a una mujer embarazada, que señalan que se debe interrumpir el embarazo.

Del otro lado está el Código Penal, que tipifica como delito el aborto en todas sus formas, algo que según él, no se puede explicar.

“Pareciera que nos están convirtiendo en delincuentes. O cumplimos como profesionales para no ser negligentes o cumplimos con la ley. Si de algo estamos seguros es de que en estos casos la vida de la madre es privilegiada, tomando en cuenta que el 50 por ciento de los niños que sobreviven fallecen luego de dos años por falta de cuidados”, afirmó el especialista.

“Fue un grave error”

Por su parte, la diputada del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, María Dolores Alemán, dijo que es inaceptable que el tema de la penalización del aborto terapéutico se aborde siempre durante los períodos electorales y que se utilice políticamente.

“Considero que fue lamentable el grave error que cometió en su momento mi partido al dar su voto para aprobar la penalización. Es algo a lo que me opuse”, expresó.

La legisladora expresó que en estos momentos hay un grupo de diputados que están luchando por revertir la situación, y actualmente hay 22 firmas que promueven una iniciativa para la despenalización del aborto terapéutico.

Edgar Kerler, quien forma parte de la asociación de organizaciones sobre Salud Sexual y Reproductiva en Guatemala, alegó que la muerte materna es una de las principales causas de muerte en las mujeres a nivel de la región, y lo peor de todo es que al menos el 81 por ciento de los fallecimientos eran prevenibles.