•  |
  •  |
  • END

El ex magistrado y ex presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, Alfonso Dávila Barboza consideró que “el totalitarismo” se viene gestando en el país desde octubre pasado, cuando una Sala Constitucional de facto se arrogó una competencia que sólo tiene la Asamblea Nacional, deformando el artículo 147 de la Constitución, pretendiendo dar pase a la reelección presidencial de Ortega y con ello incitar a la anarquía y a la violencia.

“Hay que ser realista, todos los signos que señalan los obispos se están viendo en el país, en el camino hacia un régimen dictatorial. Con esto estamos dando pasos muy peligrosos”, auguró Dávila Barboza.

Es por eso que considera que el llamado que hace la Iglesia Católica, a través de la Conferencia Episcopal se hace en un momento adecuado, con un mensaje conciliador, pero sobre todo al llamamiento de un diálogo sincero, donde se deje a un lado los intereses partidarios.

Exhorto a políticos
Marcos Carmona, Secretario Ejecutivo de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos, CPDH, dijo que la Iglesia, lejos de querer inmiscuirse en los asuntos de Estado, hizo un exhorto a los políticos, pero sobre todo al presidente Daniel Ortega, a que se logre un diálogo sincero, no así un pacto que violente la Constitución Política del país.

Indicó que la Conferencia Episcopal del país hizo un llamado urgente al cese de la “violencia callejera institucionaliza y a los signos de retorno a un régimen totalitario”.

“La Iglesia en momentos de crisis tiene un rol importante en nuestra sociedad, y desde nuestro punto de vista no pretende inmiscuirse en las cuestiones políticas del país, sino más bien le atañen el cumplimiento de los derechos humanos, y sobre todo pide que se que llegue a un diálogo por el bien de los nicaragüense”, expresó Carmona.

Asimismo, dijo que aplauden el mensaje de los Obispos, pero también es importante que las personas a las que va dirigido este mensaje hagan un alto y reflexionen ante la situación crítica que está viviendo el país, expresó el secretario de la CPDH.

Sobre manipulación de jóvenes
Carmona comentó que desde hace tiempo las organizaciones de derechos humanos vienen señalando que los jóvenes en riesgo están siendo instrumentalizados por el gobierno.

“Desde las elecciones municipales los vienen manipulados, manoseando y armándolos, en lugar de crear programas especiales para reinsertarlos en la sociedad, es por eso que es muy sensato lo que ha dicho la Iglesia Católica”, dijo.

Por su parte, el director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Bayardo Izabá, agregó que es preocupante la instrumentalización de los jóvenes, y se ve con preocupación cuando el gobierno incorpora a estos grupos de pandillas y los organiza de manera paramilitar.

Diálogo sin pacto
El mensaje de los Obispos, Izabá lo catalogó de positivo, “pues nadie puede oponerse al diálogo, pero esto no debe culminar en un pacto donde se repartan cuotas de poder entre uno o dos partidos políticos. También consideramos que es necesario que se elijan a personas independientes, imparciales, y profesionales para los cargos públicos”.

Tanto Izabá como Carmona coinciden con el ex magistrado Dávila Barboza en que si Ortega sigue insistiendo en la reelección estará dirigiendo al país hacia un despeñadero.

“La reelección no se la ha autorizado el pueblo, por mucho que él logre (Ortega) en la Asamblea Nacional o en la Corte Suprema de Justicia, cualquier tipo de respaldo a esta acción el pueblo nicaragüense no lo aprueba, sino que recuerda la lucha del pueblo contra el continuismo, que terminó con el derrocamiento de Somoza”, expresó Izabá.