•  |
  •  |
  • END

Un grupo de pequeños empresarios marcharon ayer hasta las instalaciones de Unión Fenosa, para reclamar por los cobros excesivos en las facturas de energía eléctrica.

Karen Martínez Bravo, propietaria del bar y restaurante Miramar, dijo que las facturas de energía eléctrica están siendo manipuladas, porque en el mes de febrero la cantidad a pagar no pasaba de los 7,500 córdobas, y en marzo el monto llegó a los 18,000.

Sin embargo, Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Unión Fenosa, afirmó que “aparentemente los que llegaron a leer el medidor no lo hicieron bien, y que por eso cuando se dan cuenta que está mal la facturación, deciden agregárselo en el otro recibo”.

Katín aclaro que vio las facturas que presentó Karen Bravo, “las lecturas de cada una están muy parecidas, casi siempre tienen el mismo nivel, pero en febrero se bajó más de la mitad, ¿por qué no hizo reclamo?... nosotros corregimos la lectura y en el recibo le aparece”.

Cortes en barrios que roban
Katín, aseguró que “Unión Fenosa ha tenido pérdidas millonarias, producto de que en muchos barrios de la capital están robando energía… por eso les cortamos el servicio”

Al momento que los manifestantes llegaron a las instalaciones de Unión Fenosa, la hija de Manuel Zeledón (Comandante Chispero), Marisol Zeledón, se agarró a golpes con un vigilante de la transnacional, en defensa del papá, quien minutos antes fue empujado por el mismo vigilante para que no entrara al edificio.

Katín llegó a un acuerdo con los inconformes, los que se comprometieron a formar una comisión integrada por cuatro representantes y dos de la empresa transnacional. El día martes van a sostener la primera reunión para solucionar el conflicto.