•  |
  •  |
  • END

El juez séptimo penal local, Henry Morales, decidió ayer prolongar la incertidumbre en la que se mantienen las ginecobstetras María González Martínez, de 43 años, y Jamileth Montenegro, de 31, al posponer hasta hoy la notificación de condena por homicidio culposo.

Al parecer, el judicial prefirió evitar que la airada manifestación de protesta de los trabajadores de la salud en respaldo a las dos médicas del Hospital “Fernando Vélez Paiz” se tornará violenta y se saliera del control de los pocos efectivos con los que contaba el recinto en ese momento.

“Éste no es ningún alboroto, es una muestra de apoyo porque todos los trabajadores saben que nosotras no tenemos ninguna responsabilidad”, dijo la doctora Jamileth Montenegro al salir de los juzgados acuerpada por sus colegas y trabajadores de la salud.

Marcharon desde el “Vélez Paiz”

Los reclamantes marcharon del Hospital “Vélez Paiz” hacia los juzgados, donde “se hicieron sentir” al entrar como “una tromba” por la puerta de acceso suroeste, sin que el vigilante pudiera evitar su ingreso, e incluso discutieron y forcejearon con un “piquete” de policías en la puerta de acceso hacia los despachos judiciales, donde no pudieron pasar.

El abogado Jacinto Miranda apuntó que el juez Henry Morales llamó a las médicas y a Fiscalía a su despacho para explicarles que no podía notificarles porque no había terminado la resolución.

“Nos pidió disculpas y nos dijo que nos iba a mandar a notificar en nuestros domicilios”, explicó el abogado Jacinto Miranda, pero él demandó que la notificación “sea en caliente” y no vía cédula judicial.

Miranda explicó que de cualquier resolución que salga, sea ordenanda la suspensión de pena o no, él tiene derecho a recibir inmediatamente la copia de la resolución con sus respectivos considerándoos para proceder a apelar.

Ellas no estudian para hacer daño
Aunque las dos médicas salieron visiblemente preocupadas del despacho judicial y quejándose de que en otras ocasiones han notificado sentencias hasta de noche, el abogado indicó que sus defendidas no están en la incertidumbre, porque ellas están conscientes de lo que hicieron y no están de acuerdo con la aplicación de la ley.

La doctora Janet Chávez, Directora del “Hospital Bertha Calderón”, afirmó que aunque el fallecimiento de la paciente causó malestar entre sus familiares, los médicos trabajan por su bienestar y no para causar daño.

“Nadie que estudia esta carrera lo hace con la intención de querer hacer daño a alguien, el que se dedica a esto con todo el sacrificio que significa, no piensa en hacer daño, no es justo”, dijo la doctora Chávez.

Los médicos, personal de enfermería y otros trabajadores de la salud, afirmaron que hoy harán acto de presencia a los juzgados capitalinos para presionar por la libertad de sus compañeras.

Es por ello que hoy, tanto las cirugías programadas, como las consultas externas de los hospitales, quedarán suspendidas por tercer día consecutivo.