Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

El vicepresidente de la Contraloría General de la República (CGR), Lino Hernández Trigueros, aseguró ayer que la Auditoría Especial que ordenaron por la presunta malversación de más de un millón de córdobas en el ente fiscalizador con cotizaciones y documentos falsos, abarcará todas las adquisiciones de bienes y servicios para conocer si en otros rubros se han dado anomalías.

“Estamos dispuestos a llegar al fondo del asunto, se le han dado orientaciones al equipo que está practicando la Auditoría Especial y se va a abarcar todo lo que tenga que ver con las adquisiciones de esta institución”, dijo Hernández.

De esta manera, los auditores conocerán el manejo de los fondos en las compras de repuestos y reparación de vehículos, así como en la adquisición de llantas, lubricantes y servicios relacionados a estos rubros.

Favoritismo y
posible delito
Para Hernández “es claro que hubo alteraciones a la Ley de Contrataciones y vamos a encontrar a los responsables. Entiendo que los servicios se prestaron en una contratación en la que pudo haber favoritismo, que ya es una situación irregular que roza con un delito”.

Recordó que en la CGR existe un Manual de Funciones muy bien diseñado, y que define el rol de cada funcionario de esa entidad, “y se habla de cómo deben actuar los financieros y encargados de aprobar desembolsos para pagar bienes o servicios”.

Hernández reiteró que la situación de este caso es “muy delicada”, pues los resultados de la Auditoría Interna crean suspicacias sobre posibles coimas o arreglos entre oferentes y personas de la Contraloría para favorecer a personas determinadas.