Tatiana Rothschuh
  •   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

La supuesta incursión costarricense en el territorio de la Costa Sur de Nicaragua, precisamente en el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, no es más que la contratación de maquinaria y personal de la vecina Costa Rica por parte de la Alcaldía de San Carlos, Río San Juan, para la construcción de caminos de penetración, tan demandados por los pobladores nicaragüenses de ese territorio fronterizo.

Sin embargo, las autoridades de diferentes instituciones del departamento de Río San Juan, a sabiendas del proyecto de construcción de caminos en esa zona fronteriza, violentaron las leyes ambientales y de competencia del Estado de Nicaragua, lo que aparentemente es visto como un problema de soberanía nacional por parte del Ejército de Nicaragua.

Ante la denuncia realizada por la Procuraduría General de la República, sobre la incursión de 22 ciudadanos costarricenses con  maquinaria pesada y liviana, que habrían ingresado a territorio nacional en cuatro sectores, una comisión departamental integrada por Aduana, Procuraduría Ambiental y el Ejército de Nicaragua, se personó al lugar para investigar el hecho que ha generado posiciones encontradas por el accionar de las políticas del gobierno municipal que impulsa un programa especial para el desarrollo socioeconómico de esa zona fronteriza.

Mutismo “cívico-militar”
De acuerdo con la información de la Procuraduría General de la República, autoridades ticas estarían construyendo sin autorización 35 kilómetros de carretera en el Refugio de Vida Silvestre “Los Guatuzos”.

Pese a que las instituciones y la misma alcaldía negaron declaraciones al respecto, EL NUEVO DIARIO conoció que unos 20 equipos, entre maquinaria pesada y liviana fueron retenidos por las autoridades de Aduana en la zona de Los Guatuzos, por no contar con la documentación legal de ingreso a territorio nicaragüense.

Al despuntar ayer, un helicóptero de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua arribó a San Carlos, y, seguidamente, una comisión del Ejército sostuvo un encuentro con el alcalde Johnny Gutiérrez, en su despacho.

Al término del encuentro, el jefe del Destacamento Militar Sur, coronel Cesar Bladimir Peralta hizo caso omiso a dar declaración, mientras el alcalde Gutiérrez prometió hacerlo en horas de la tarde, hecho que no fue posible.

Sobre la falta de un plan de impacto ambiental que deberían haber presentado y autorizado para la construcción de caminos, el delegado del Marena, Gabriel Aguirre, igualmente, dijo no estar autorizado.

Antonio Ruiz, director del organismo ambiental Fundación del Río, lamentó que esta situación se produzca por “un vacío institucional del Gobierno en el departamento; lo más graves es que seguimos demandando una política de frontera y se hace caso omiso a la voces que no quieren escuchar”.

Para Ruiz, en el Refugio de Vida Silvestres Los Guatuzos no hay planes de manejo que valgan.