•  |
  •  |
  • END

El bono de 529 córdobas mensuales para trabajadores de la salud, educación, soldados y policías, y el subsidio en los costos de los combustibles para el sector transporte, anunciados por el presidente Daniel Ortega, el pasado 1 de Mayo, fueron calificados de “insuficientes y populistas”, y podrían ser parte de una estrategia para mantener bajo presión a los trabajadores que luchan por reivindicar sus derechos, afirmaron fuentes consultadas.

Dirigentes de distintos sindicatos y de gremios independientes de maestros y médicos, coincidieron en que el anuncio del mandatario es “una burla” para los trabajadores del servicio público y una “propaganda” a su favor, a la vez que deja en evidencia el uso descontrolado de la millonaria ayuda venezolana. Los trabajadores exigen reajuste salarial justo, un convenio colectivo satisfactorio y la libertad sindical.

En el acto oficialista de celebración del Día Internacional de los Trabajadores, el presidente Ortega anunció como un gesto de “bondad y solidaridad” que más de 100 mil empleados públicos que ganan menos de 5 mil 500 córdobas al mes, recibirán un bono mensual de 529 córdobas hasta diciembre de este año.

Sin embargo, ese dinero no es un aumento salarial, pues proviene de los fondos de la cooperación venezolana que se maneja al margen del Presupuesto General de la República, PGR.

Es una burla

El secretario de la Federación Democrática de Trabajadores del Servicio Público, Álvaro Leiva, expresó que “el anuncio del presidente Ortega es un acto populista que se burla de los trabajadores del Estado porque por un lado tenemos un aumento de la luz del 6.87% y por otro lado tenemos un aumento de 529 córdobas, lo cual no es congruente”.

El aumento de 6.87% en la tarifa de energía fue anunciado el martes pasado por el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, a través de un comunicado oficial en el que alegan una insuficiencia de los fondos destinados para mantener “congelada” la tarifa que no sufría ningún aumento desde noviembre de 2009. Parte de esos fondos eran 20 millones de dólares que facilitó el presidente Daniel Ortega de los fondos ALBA.

Lo que esperaban de Ortega

Leiva dijo que más bien esperaban que en su discurso Ortega garantizara la estabilidad laboral en las instituciones del Estado, se comprometiera a respetar la libertad laboral, el fuero sindical y los convenios colectivos “que han sido violados por las diferentes administraciones”.

“Esperábamos también que el presidente Ortega se pronunciara públicamente pidiéndole perdón a la clase trabajadora y sobre todo a los trabajadores del Estado, pues los asistentes fueron obligados a ir a través de los Consejos de Liderazgo Sandinista”, agregó Leiva.

Además, dudó de la garantía en la entrega de este bono, pues tomó en cuenta que hasta el momento “no se ha mantenido la estabilidad laboral, no se han respetado los derechos laborales, constitucionales y humanos de la clase trabajadora del Estado”.

“Aumento salarial, no bono temporal”, dice Chepón

Mientras, el presidente de la Confederación de Unificación Sindical, CUS, José Espinoza Navas, hizo hincapié en que por no estar incorporado al PGR ese bono no significa un aumento salarial y por tanto no genera un pago al Seguro Social que, según él, es muy importante porque es una inversión a futuro.

“Si lo vemos desde el punto de vista monetario está bien, pero debía de haber sido más serio y hubiera hecho un aumento de salario de los trabajadores porque eso genera un pago al Seguro Social para el futuro, el bono no”, destacó.

Espinoza también planteó la posibilidad de que a través de este bono se ejerzan presiones sobre algunos trabajadores, porque “podría pasar que cuando no le guste a él la actitud de sus empleados se lo quita. Un bono es como tener a alguien agarrado”, puntualizó.

“Vamos a darle seguimiento porque si para tener ese bono tenés que tener el carné de militancia del Frente Sandinista o el aval de los CPC (Consejos del Poder Ciudadano), estaríamos rechazando una maniobra inmoral en contra de los trabajadores”, advirtió.

Y después de diciembre, ¿qué?

Para la dirigente de la Unidad Sindical Magisterial, Ena Fuertes Brenes, el anuncio de Ortega no satisface las demandas de su gremio y por ende afirmó que, entre otras cosas, seguirán luchando por un reajuste salarial justo. “Un bono no nos viene a resolver nuestros problemas, un bono es algo transitorio y como él dijo se termina en diciembre”, protestó Fuertes, y demandó a Ortega “declarar esa cantidad de dinero al Presupuesto General de la República”, para mejorar el salario de los maestros.

Cada mes el bono generará un gasto de 63 millones 480 mil córdobas y al año 571 millones 230 mil córdobas, según explicó el mandatario el viernes.

Antonio Jarquín, de la Central de Trabajadores de Nicaragua, CTN, no sólo interpretó como insuficiente este bono, sino que advirtió que el anuncio del Presidente es “una confesión de partes” por cuanto queda en evidencia el manejo descontrolado que hace el partido de gobierno de la millonaria cooperación venezolana.

Jarquín confió en que el anuncio de este bono no hará que trabajadores públicos como los maestros renuncien a sus legítimas demandas y en que la Asamblea Nacional haga lo posible por incluir en el PGR el fondo de este bono, “para que los trabajadores tengan la seguridad de que pasará a ser parte de su salario y recibir las prestaciones correspondientes”.

No obstante, señaló que “ninguna solidaridad es eterna”, sino que tiene una condicionalidad “y en este caso es el sometimiento que el Frente Sandinista” quiere hacer de más de 100 mil trabajadores.

El presidente del sindicato independiente del Hospital “Antonio Lenín Fonseca” y dirigente de una central de médicos especialistas, doctor Elio Artola, calificó como una “cortina de humo” este bono que, a su criterio, busca calmar especialmente a los maestros para no cumplir con un verdadero reajuste salarial para ellos.

En el caso de su gremio, Artola destacó que una vez más los médicos especialistas quedan fuera de este tipo de medidas gubernamentales. La última vez fue a inicios de 2009, cuando el presidente Ortega emitió un decreto con el que mandó a aumentar en 16% el salario de los trabajadores del Estado que ganaran menos de 20 mil córdobas, a excepción de los médicos especialistas.

Conforme

El secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores, CST, Roberto González, respaldó la iniciativa de los bonos para los trabajadores del Estado y lo interpretó como un esfuerzo importante y significativo.

González dijo que tiene plena confianza en que estos bonos no serán temporales, más bien consideró que el Presidente seguirá buscando recursos para sostener este beneficio durante todo su período y los siguientes.

Transportistas: “No es suficientes”

Los Transportistas del Sector Selectivo o Taxis, aseguran que la reducción de 7,50 córdobas en los precios de gasolina regular, que propuso Ortega, no resuelve totalmente la problemática que enfrentan, ya que la mayoría de ellos usan Gasolina Súper y por tanto la decisión del Ejecutivo no rebasa las expectativas del gremio.

“Viene a ser una gotita en esta gran llanura”, dijo Allan Vargas, Presidente del Movimiento Nacional de Taxistas, quien, además, mencionó que el presidente Ortega tiene la razón en cuanto a que Nicaragua cuenta con los precios del petróleo más bajos del istmo centroamericano, pero que con eso no basta para el mantenimiento de los vehículos.

Son más de 20 mil transportistas y todos tienen las mismas demandas: reducción del precio de los combustibles, para que de esta manera se pueda contar con más presupuesto para el mantenimiento de los transportes y mejores ingresos para los transportistas, explicó Vargas.

Mientras, José Vidal Almendárez, Presidente de la Federación Nicaragüense de Cooperativa de Taxis, Fenicootaxi, argumentó que más del 90 por ciento de los transportistas utilizan gasolina súper, ya que los vehículos cuentan con full injection, que necesitan de una gasolina más refinada, mientras los de carburadores no tienen ese problema.

Por eso, Almendárez, mencionó que aunque se haya dado esta iniciativa, traería consecuencias a largo plazo, ya que el mantenimiento de los autos se haría más caro. “por ejemplo si un transportista tiene un vehiculo nuevo full injection y usa el descuento que dio el Presidente estaría afectando el motor, lo que produciría más gasto, porque tendría que cambiar muchas piezas”. Especificó.

Según, Almendárez, actualmente están pagando 87 córdobas por el galón de gasolina y con este descuento quedan 79 córdobas con cincuenta centavos, “Casi en lo mismo quedamos. Lo bueno es que se acordaron de nosotros, porque somos uno de los sectores más olvidados”, indicó.

De igual manera, agregó que el mandatario nicaragüense debería de revisar la decisión, que la catalogó como unilateral, ya que no hubo negociación con los diferentes movimientos y federaciones, sobre todo el mecanismo. “Reconocemos la intención del gobierno, pero no es la solución”.

Luis Tercero, Vicepresidente del Movimiento Unido de Transportistas, espera otra resolución del gobierno, para que el descuento sea pareja, sin importar el tipo de gasolina, porque para el si no es así, “la situación no beneficia a nadie”

Todos los representantes coincidieron en reconocer que se ha abierto una ventana a las peticiones presentadas, pero que aún queda mucho camino que recorrer, por lo que se reunirán en el transcurso de la semana entrante para avalar o rechazar plenamente la decisión de Ortega. “Vamos a reunirnos entre martes o miércoles de la próxima semana para consolidar las negociaciones y pedir una reunión con el Presidente”, declaró, Tercero.

(Con la colaboración de Leonor Álvarez)
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus