•  |
  •  |
  • END

No importa cómo se le llame. Si es un bono “Cristiano, Socialista y Solidario”, o bien un “reconocimiento” a los trabajadores con bajos salarios, como sea, es “técnicamente” un “aumento salarial” con carácter definitivo y todos sus efectos, afirmó el experto fiscal, Julio Francisco Báez.

Báez explicó a EL NUEVO DIARIO que el bono anunciado por el presidente de la República, Daniel Ortega, el viernes pasado, no puede considerarse una “aportación temporal”, porque en realidad es una “asignación definitiva”.

“Es un aumento de salario que no tiene ninguna reversibilidad, no tiene vuelta a atrás. El origen de los fondos, y sobre todo qué fondos van a honrar ese bono a partir de 2011, es un compromiso del Gobierno de la República de Nicaragua, no tiene que ser problema de los contribuyentes, eso es otra cosa, pero el bono en sí es un aumento salarial”.

El especialista recordó que el Código del Trabajo en su artículo 84, define que un salario ordinario es el que se devenga durante la jornada ordinaria, en el que están comprendidos el salario básico, los incentivos y las comisiones.

“Y en la categoría incentivos se incorpora el bono, por lo tanto, es parte del sueldo ordinario del trabajador. Ahora el artículo 84 conecta con los artículos 93 y 94 del mismo Código del Trabajo, cuando habla del treceavo mes. Esos artículos refieren que el salario ordinario es la base para el treceavo mes”, recordó.

“Entonces, si el salario ordinario incorpora los incentivos, y el treceavo mes incorpora los incentivos, tanto así que en el anuncio del bono, el Presidente de la República advierte que va a otorgarse el treceavo mes también, es decir, el Presidente incorpora los 529 córdobas, que son el bono, en el treceavo mes, entonces se está considerando que es parte de la relación laboral y se está considerando que es parte del salario”.

Retención no debe ser mal vista

Por otro lado, mencionó que el artículo uno del reglamento del INSS, indica que la cotización “es la cuota en dinero que deben aportar empleadores, trabajadores y el Estado, que les corresponde como contribución obligatoria”, y además destaca que remuneración, sobre cuya base se cotiza es “salario, y todo lo que perciba el trabajador por la prestación de su servicios, cualquiera que sea la forma, el período de pago establecido, la duración del trabajo. Se incluye dentro de este concepto, horas extras, comisiones, vacaciones y bonificaciones, entre otros”, reiteró.

“En conclusión, nos está diciendo que este bono tiene que cotizar el INSS, y el Estado tiene que hacerle una retención al trabajador y enterar, en nombre del trabajador, a la cuenta laboral del Seguridad Social en el récord del trabajador. Si no lo hace, lo está sacando de la base de cálculo para el futuro de las pensiones, y en ese caso sugiero al trabajador que lo consigne en los Juzgados”, subrayó.

Pero hay más consecuencias para el experto: “Si el Gobierno dice, por medio del INSS, que ese bono no tiene que cotizarse, estaría invitando a cualquier persona que quiere encubrir una obligación de Seguridad Social, para no pagar su cuota como empleador de ese segmento. La palabra bono sería el pretexto para eso, la palabra bonificación comenzaría a prostituirse… estamos potencialmente frente a una peste de las finanzas e invitando al sector privado a que todo le llame bonificaciones y no retenga”.

Aparte de eso, esa postura vendría a “contrariar lo que viene diciendo desde hace rato el INSS, entidad que viene insistiendo en que se paga todo, en que todo se tiene que retener”, advirtió.

“Que el bono no se manipule, que no se malinterprete, esa cotización no es en perjuicio al trabajador, si está dándose el bono forma parte de su salario y en consecuencia debe cotizar. No la debe pensar, el trabajador tiene que exigir que se le de en su colilla la constancia de retención de esa parte de su salario porque si no, está mermando la base del cálculo de su pensión, de sus vacaciones, de su indemnización”, alertó.

Trabajadores no pagarán IR

En cuanto al pago del Impuesto sobre la Renta, IR, Báez dijo que los 120 mil trabajadores beneficiados con el bono ganan por debajo de los 6,666.66 córdobas. “Entonces no pagarán IR, están exentos de ese pago”.

Apuntó que el bono, como bien lo expresó el Arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, no le cae mal a nadie.

Pero “es un parche. Una pincelada del gran compromiso nacional, de una política nacional de salario del sector público y privado, que ha sido una asignatura pendiente de todos los gobiernos que han pasado por el país, y se corre el peligro de que genere una espiral inflacionaria, esto podría ocurrir aunque aclaro, no es una relación automática”, puntualizó.

Una “maroma” con el FMI

El especialista fiscal, Julio Francisco Báez, recordó que el Fondo Monetario Internacional, FMI, no acepta gastos recurrentes, como es el caso de los aumentos salariales, en el marco del programa económico que tiene con Nicaragua.

“Por lo tanto, el Gobierno no lo está asumiendo como un aumento salarial, sino como un bono, sin embargo, las Leyes como el Código del Trabajo, la Ley del INSS y la misma Ley de Equidad Fiscal, la respaldan como una medida absolutamente constitutiva de salario. De allí esa maroma del Gobierno con el Fondo, pues de por medio hay intereses políticos”, apuntó.

Inclusive manifestó que con la inclusión del bono hay una reforma de facto al Presupuesto de la República, hecho del que tiene que tomar nota y pronunciarse el Parlamento. “Porque es un aumento salarial que está alterando el Presupuesto, y esto tiene que formalizarse”, razonó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus