•  |
  •  |
  • END

Los maestros del país solicitarán que el bono de 529 córdobas que ofreció el presidente Daniel Ortega sea incorporado al presupuesto del Ministerio de Educación, y sea parte del salario básico del educador. Al mismo tiempo anunciaron que quedan suspendidos los paros escalonados en las escuelas, pero no abandonarán su lucha por un salario digno.

“La presión que ejercieron los docentes fue tal, que el mandatario se vio en la obligación de brindar una respuesta inmediata, no sólo a los maestros, sino a los médicos, a los policías, y a otros trabajadores públicos”, dijo Lesbia Rodríguez, de la Unidad Sindical Magisterial.

El siguiente pasó será, según los dirigentes magisteriales, que la ministra de Educación Miriam Ráudez se siente con ellos a negociar los próximos acuerdos de esta institución, pues los maestros ya no se sienten representados por el dirigente de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, Anden, José Antonio Zepeda.

Bono y aguinaldo

Lesbia Rodríguez, dirigente de la Unidad Sindical Magisterial, afirmó que aceptarán el bono anunciado por el mandatario.

“Si nos dieron este bono de 529 córdobas fue para que nos calmáramos. Ellos (el gobierno) ya venían dimensionando la fuerza que veníamos adquiriendo los sindicatos independientes, pero con este bono, no significa que nos van a callar. Nos sirve, claro que sí, pero mantenemos nuestra lucha por un salario digno”, expresó Rodríguez.

Según la sindicalista, el hecho de que Ortega anunciara que con base en el bono recibirán un aguinaldo, esto significa que será incorporado al salario básico, y lo lógico es que entre al presupuesto del Mined.

Rodríguez expresó que los maestros todavía no están satisfechos. “Vamos a dejar los paros por el momento, pero vamos a seguir demandando, ya que esto es un bono y lo van a quitar cuando ellos quieran”, recalcó la docente.

Maestros piden mejoras

Allan Ruiz, maestro del Instituto Dinamarca, de Ciudad Sandino, agregó que el bono vino a paliar la crítica situación en que se encontraban, “pero a todas luces se ve que es una movida política y no una voluntad de gobierno”.

Además, dijo que hay voluntad de parte de los maestros para dar lo mejor en las aulas, pero no del gobierno por mejorar las infraestructuras escolares.

Ninoska Cisneros, del Instituto “Enmanuel Mongalo”, dijo que los maestros nos merecemos un salario y un trabajo dignos. Nuestros centros están careciendo de muchas cosas. En mi escuela sólo hay un bebedero, y por el uso se daña cada mes. También hacen falta pupitres, mesas, y otras tantas cosas básicas”.

Por su parte, Patricia Acuña, maestra de la escuela Costa Rica, comentó que los educadores están trabajando con las uñas, ya que los alumnos ni siquiera cuentan con los libros de texto, y los docentes trabajan con lo que investigan, tampoco tienen cuadernos para planear las clases, ni tizas, mucho menos otros materiales para hacer más dinámica la actividad docente.

“En estos momentos estamos muy mal, al punto que ni siquiera hay escobas y lampazos en las escuelas. Por eso solicitamos que la nueva ministra haga un recorrido por los centros de estudio y vea la situación real del magisterio”, expresó Acuña.