•  |
  •  |
  • END

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, reconoció la existencia de un gobierno paralelo al que él pertenece, al afirmar que desconoce el mecanismo a través del cual se estaría distribuyendo el bono ofrecido por el presidente Daniel Ortega, y remitió a los periodistas a Albanisa, “que es la que se encargará de eso”.

Dos presupuestos
Los economistas Néstor Avendaño y René Vallecillo coincidieron en señalar que los Fondos provenientes del ALBA constituyen un presupuesto paralelo al del Estado.

“Ese es un presupuesto paralelo al presupuesto nacional, se llevan a cabo carteras de proyectos. Calles para el Pueblo, Hambre Cero, Usura Cero, este último lo trasladaron al banco de fomento”, afirmó Avendaño.

Según Vallecillo, esta nueva iniciativa refleja que éste es un “gobierno desordenado, no transparente, y violador de las leyes presupuestarias de Nicaragua”.

La primera forma de entregar el bono es “a través de una transferencia de dinero de una empresa privada (en este caso el Fondo ALBA) al gobierno”, afirma Avendaño. Esto se tendría que hacer a través de la Asamblea Nacional, incorporándolo al Presupuesto General de la República.

Además, de esta forma se haría la retención del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), la del Inatec y el aporte patronal, declaró René Vallecillo, “es una forma transparente y correcta”, agregó.

Las sinrazones de Wálmaro

Pero ésta es una posibilidad rechazada radicalmente por el diputado oficialista Wálmaro Gutiérrez, quien considera que si se hace de esta forma implicaría que se le debe quitar automáticamente el 10 por ciento, desglosado en seis por ciento a las universidades y cuatro por ciento a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

“Luego de eso están el INSS, Inatec, la patronal…, se me viene mermando casi a dos tercios de esos recursos. ¿Cuánto le terminaría quedando a los trabajadores como bonos? La pírrica suma de 230-240 pesos. Definitivamente, no es un mecanismo que sea satisfactorio”, afirmó el diputado.

Un enredo fenomenal

Además, justificó esta decisión, argumentando que la Ley de Administración Financiera y Régimen Presupuestario no dice que los fondos privados tienen que incorporarse en el presupuesto. “Lo que se está diciendo es que los recursos que están incorporados en el Presupuesto General de la República, deben estar todos los que dicen en la Ley Anual de la República, pero estos (los fondos ALBA) no son fondos del presupuesto, son fondos de cooperación externa del ALBA que no se encuentran incorporados el presupuesto”, dijo Gutiérrez.

La opción preferida del gobierno

La otra forma, la incorrecta, es que el bono se entregue en los locales privados de la empresa Fondos ALBA, y de esa forma no habrá ninguna transferencia al presupuesto, afirma el economista Néstor Avendaño.

También existe la posibilidad de que el bono se entregue a través de los sindicatos de trabajadores, sin pasar por la administración pública, agrega.

Para el experto en temas fiscales, René Vallecillo, “una forma incorrecta es hacerlo a través de un presupuesto paralelo, de ALBA Caruna, o Albanisa o lo que sea; se les estaría pagando a todos los empleados que ganan menos de 5 mil córdobas”.

Vallecillo agrega que esto supondría un conflicto de intereses, ya que una entidad privada estaría regalando bonos a trabajadores públicos. “Es raro que un trabajador del Estado vaya a recibir un bono de una entidad privada. No se paga INSS. Sería como un regalo que está haciendo Albanisa a los trabajadores. Ningún trabajador del Estado puede recibir un bono de entidad privada”.

Campaña electoral

Por su parte, el diputado liberal José Pallais calificó la entrega de este bono como una campaña propagandística que hoy se tiene y mañana no, ya que no está incorporado al presupuesto, en lo que sería el inicio de una campaña electoral.

“Ortega es dueño de la mitad de las generadoras de energía, y el mismo Primero de Mayo aumentaba en 6 por ciento la tarifa de energía. Con ese aumento que van a pagar todos los que consumen luz, es decir, todos los trabajadores de Nicaragua, es de donde va a tomar Ortega esas ganancias para distribuirlo a los sandinistas que pretende beneficiar con objetivos claramente electoreros”, expresó el diputado.