•  |
  •  |
  • END

El equipo de científicos del Instituto Scripps de Oceanografía ayer recopiló con éxito los primeros 26 instrumentos que contienen millones de datos acerca de la imagen, estructura y composición de la placa tectónica que ocasionó el terremoto y posterior tsunami de 1992, auxiliados de tecnología satelital, digital y robótica.

Kerry Key, Asistente de Investigación Geofísica del Scripps, y segundo al mando de la tripulación del buque “Melville”, anclado frente a las costas de Rivas, escribe la bitácora de los experimentos, e informó vía electrónica que “hasta ahora hemos logrado un total de 26 instrumentos recuperados y todos han registrado datos”.

Key apunta que una vez señalizada la zona, iniciaron las pruebas para obtener muestras de la placa, y se han auxiliado de grandes estaciones receptoras que el buque sumerge y deposita con sumo cuidado en el suelo marino cada una milla náutica, hasta cubrir el primer tramo en estudio.

Informa que dichos “receptores son utilizados para medir los campos electromagnéticos del fondo marino”, y tienen una hipersensibilidad y un control de código satelital que les permite identificar y separar las “señales de ruido como las corrientes de agua, las vibraciones, los buques en tránsito, el ruido instrumental y otros”.

Estaciones y robot

Las estaciones receptoras tienen antenas transmisoras y receptoras, según Key, quien subraya que una vez sumergidas entra en escena el instrumento fuente de información submarina Scripps, “Suesi” por sus siglas en inglés (Scripps Undersea EM Source Instrument). Se trata de un robot de dos metros de largo que tiene una antena de 300 metros adicionales.

Después de seis horas, Key señala que Suesi fue sumergido desde el buque Melville hasta las profundidades del suelo marino, sin entrar en contacto con el lecho. El barco hizo circular el robot muy cerca de las estaciones, lo que permitió recopilar los datos mediante las antenas.

El científico explica que luego Suesi emerge con toda la información de cada una de las estaciones receptoras, el cual es un equipo que se lleva de inmediato al laboratorio que tiene el buque en su interior. “Cada archivo de datos tiene cerca de 76 millones de muestras por canal, lo que sería difícil ver en su totalidad como una gráfica de series de tiempo”, indica.

Millones de datos

Para resumir la información, asegura que utilizan un espectrograma que comprime todos los datos y los muestra de forma gráfica en un terreno compacto en doble dimensión (2D), el cual también se puede utilizar como prueba de control de calidad para verificar la diferencia entre los resultados arrojados por cada instrumento.

El equipo de científicos señala que cada instrumento tiene registrada información digital con una capacidad de almacenamiento de 1.5 Gigabytes (Gb), y cada archivo tiene cerca de 76 millones de muestras. Es decir, que se trata de un total de un mil 976 millones de muestras de la placa tectónica en estudio.

“La mayoría de los instrumentos han dado datos de alta calidad, con la excepción de un poco de ruido ocasional… un poco de ruido de agua fuerte y corrientes en otros casos”, asegura Key en su bitácora.

Conductividad eléctrica

En la superficie, los científicos subrayan la alta presencia y variedad de tortugas, y entre los primeros resultados de las pruebas realizadas en las profundidades, subrayan una fuente natural de campos magnetotelúricos y una alta conductividad eléctrica de la corteza.

Los científicos del Scripps, un instituto que pertenece a la Universidad California San Diego (UCSD), precisan que se mantendrán en la zona hasta el próximo 12 de mayo, cuando finalice la recopilación de datos.