•  |
  •  |
  • END

Nadie sabe qué pasará en el futuro con el “Bono Cristiano, Solidario y Socialista”, que el gobierno otorgará a 120 mil trabajadores del Estado que ganan menos de 5 mil 500 córdobas al mes, y las reservas que sobre el mismo tiene el FMI, que dieron lugar a la suspensión de la reunión para la cuarta revisión del Programa con Nicaragua.

Para el economista Alejandro Aráuz, esta preocupación del FMI se justifica por el hecho de que con la entrega del mismo bono se generan derechos adquiridos de los trabajadores, lo cual lo convierte en una práctica permanente que no puede eliminarse en cualquier momento, y que para ellos es una alteración del gasto público convenido.

De esa forma salta la pregunta de cómo se va a financiar este bono o incremento salarial de los trabajadores. “Lo que el gobierno tiene que aclarar es qué va a pasar en 2011, si el aumento va estar incorporado en el Presupuesto”, y eso es lo que el FMI quiere saber, agregó el economista.

Es decir, la discusión se centra en la sostenibilidad del incentivo descrito y sus consecuencias en la macroeconomía, según Aráuz.

Más presiones

El punto es quién va a financiar este bono en el futuro, ya que la medida está diseñada para concluir en diciembre, “si lo va a seguir asumiendo el ALBA, si lo ejecuta el presupuesto será una presión hacia una mayor recaudación, y digamos una ampliación de 25 millones de dólares al año”, añadió.

A esto se suma la falta de información sobre la pretendida normativa vinculada al segmento de Tarjetas de Crédito y a la relacionada a la Ley de Adeudos o Moratoria, las cuales no han sido emitidas aún por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif. Todo esto aumenta las presiones.

Para el economista Néstor Avendaño, el pegón radica en la incorporación del fondo para el bono Alba al Presupuesto.

“Si se incorpora al Presupuesto, la relación con el FMI se vuelve más interesante, ya que ese precedente no se ha dado”. Sostuvo que de esta forma el FMI tendría que medir el impacto que tendría este incremento, y cómo se financiará en el futuro.

¿Préstamo o donación?

Otra posible inquietud del FMI es la procedencia de los fondos para financiar la medida, lo cual podría ser más deuda. “Sale de un recurso de un préstamo, que dejó entrever el Presidente que eran donaciones del Fondo ALBA. Lo que sé es que es un préstamo”, señaló Avendaño.

“No creo lo que dicen los diputados que no hay deuda. Vino Chávez y dijo que es deuda de Estado a Estado”, insistió el economista.

BCN insiste: bono es un aporte “privado”

Entre tanto, el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, dijo ayer a medios oficialistas que las conversaciones con el FMI continúan, y aseveró que el “Bono Cristiano, Socialista y Solidario” de 529 córdobas mensuales que anunció el presidente Daniel Ortega el pasado viernes, es un aporte de la iniciativa privada desde la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

“Estos recursos estaban en Nicaragua, son recursos como resultado de la política petrolera que se aplica en el país, y la disposición que existe de parte de una empresa privada para que esos recursos sean destinados a esos fondos”, manifestó Rosales.

“Nosotros seguiremos discutiendo con el Fondo sobre estos temas de la forma regular con que lo hacemos. Ellos están interesados en conocer la naturaleza de los fondos del Bono, el impacto que tiene en la economía, y las medidas que vamos a tomar como Banco Central. Sobre eso ya lo hemos adelantado y estoy seguro de que pronto vamos a estar en una mesa conversando”, añadió Rosales, sin especificar una fecha al respecto.

Agregó que “el compromiso del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de mantenernos en este programa ha sido una respuesta lógica del gobierno, ya que tenemos con el Fondo una coincidencia, y es que ambos estamos interesados en la reducción de la pobreza”.

Bono puede sostenerse con la recaudación

El economista Adolfo Acevedo planteó que la suspensión se produce porque el Gobierno no consultó con este organismo la decisión de otorgar el denominado bono complementario, el cual vendrá a expandir de facto la masa salarial global.

“Debe recordarse que el Gobierno se comprometió con el FMI a mantener restringido el crecimiento de la nómina salarial del gobierno, debido a que ambos coinciden en el criterio de que los aumentos en el salario de los trabajadores del sector público pueden poner en riesgo la competitividad del país, en términos de atracción de la inversión extranjera, y en que dichos incrementos también pueden acelerar la tasa de inflación”, explicó.

En ese sentido, subrayó que “aunque el bono no se financie con recursos del Presupuesto, y no asuma la forma de aumento en la nómina salarial del gobierno, el potencial impacto macro y microeconómico sería el mismo, en el corto plazo”.

Acevedo cuestionó la entrega del bono mismo, ya que incluso se pudo hacer un incremento utilizando los fondos de la sobrerrecaudación del año pasado.

“Es decir, la vía correcta para superar el rezago salarial de los maestros y otras categorías de trabajadores es la recuperación del salario por la vía presupuestaria, lo cual, en 2010, pudo hacerse utilizando los recursos de la propia recaudación fiscal”, destacó.

Al hacer el balance de las proyecciones para este 2010, Acevedo sostuvo que con lo que se obtendría este año se podría cubrir el aumento que presupone el bono “con sólo asumir que en 2010 se mantendrá invariable la carga tributaria que se alcanzó en 2009, debería presuponerse que la recaudación de impuestos alcanzará como mínimo un monto de 800 millones de córdobas por encima del monto presupuestado”.

Asimismo, valoró que “esta restitución de derechos, efectuada a través de la recuperación de los salarios, sería permanente, y no dependería, para mantenerse, de la voluntad discrecional ni de la benevolencia de nadie, ni asumiría la forma de un regalo o prebenda política. Es decir, asumiría la forma de un derecho que se ha institucionalizado de manera permanente, en vez de una prebenda cuya continuidad depende de la benevolencia del gobernante”.