•  |
  •  |
  • END

Las recientes lluvias han dejado al descubierto la vulnerabilidad en que se encuentra Managua frente a las acciones de la naturaleza, y la pobre respuesta de la municipalidad capitalina.

Las pocas obras que la Alcaldía de Managua estaba ejecutando en diferentes puntos de la capital, se han retrasado en algunos casos y en otros se las llevó la corriente.

Este es el caso de la construcción del canal de descarga en la comarca San Isidro de la Cruz Verde, el cual tiene un costo de 2 millones de córdobas, y según la programación, debería concluir este mes de mayo.

Una meta difícil de cumplir, tomando en cuenta que los últimos aguaceros se llevaron lo poco que habían avanzado los obreros de la alcaldía, y ahora están reiniciando los trabajos.

A inicios de abril, otro aguacero se llevó lo que se había construido. Es decir, ésta era la segunda ocasión en que se levantaban los muros de contención, según afirmaron trabajadores y vecinos.

Esta obra pretende controlar el drenaje pluvial que ocasiona inundaciones a los habitantes de la comarca San Isidro de la Cruz Verde. Sin embargo, el poblado se encuentra a casi dos kilómetros de donde se está construyendo la obra.

Daysi Torres pasa de largo

Y mientras estas obras están colapsando y la reparación de calles no avanza, la alcaldesa designada de Managua, Daysi Torres, hizo un breve recorrido al que sólo invitaron a medios oficialistas, y pasó de lejos por los verdaderos puntos críticos de la capital.

Torres se limitó a entregar zinc a dos personas afectadas por las lluvias en dos barrios del Distrito 5 de Managua. Durante el recorrido no se refirió a los retrasos en las obras que debería estar ejecutando la comuna, ni a las que la lluvia se llevó.

Como esta obra, hay varias que están estancadas, entre ellas la del barrio Ayapal, en el Distrito 3, el embalse Bariloche en el Distrito 5, y las “Calles para el Pueblo”.

Además, hay una serie de proyectos que ni siquiera han iniciado, y que de acuerdo con la programación, ya deberían estar concluidos.