Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Nicaragua está en un nivel bajo del ideal para que una mujer tenga las condiciones de ser madre, según un informe de Save the Children sobre el Estado Mundial de las Madres 2010”, que analiza los mejores y los peores lugares para llegar a serlo, y en el que Noruega se califica como el mejor y Afganistán como el peor.

El índice, basado en un análisis de los indicadores de la salud y el bienestar de las mujeres y los niños, valora una lista de 160 países divididos en tres categorías, que incluye 43 naciones desarrolladas y 77 países en vías de desarrollo, además de 40 en el subdesarrollo.

Entre los 10 mejores países para ser madre encontramos a Noruega en el primer lugar, seguido de Australia, Islandia, Suecia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Holanda, Bélgica y Alemania.

Entre los diez peores países está Afganistán, que aparece como el peor de todos, seguido de Níger, Chad, Guinea-Bissau, Yemen, República Democrática del Congo, Malí, Sudán, Eritrea y Guinea Ecuatorial.

Nicaragua en lugar 57

Nicaragua está en el listado de 77 países en vías de desarrollo, y ocupa el nivel 57, superada por Costa Rica en el puesto 12, y por El Salvador en el 41. Sin embargo, nuestro país está en mejor posición que Honduras, que aparece en el 60 y Guatemala en el 66.

Según datos oficiales del Ministerio de Salud, Minsa, en Nicaragua se registraron 90 muertes maternas en 2009.

Durante el primer trimestre del año pasado se contabilizaron 32 muertes. En la actualidad, el último informe del Minsa tiene 30 reportes de muertes maternas, dos menos con respecto al mismo período, aunque la tendencia parece que no variará mucho al finalizar el año.

Madres nicas con más riesgos

“Aunque la situación en Nicaragua necesita mejorar, las madres de los países en desarrollo y sus hijos se enfrentan a más riegos”, explicó Benjamín Phillips, Director de País de Save the Children, en una nota de prensa.

Según Phillips, la escasez de matronas con formación y las dificultades para acceder a métodos anticonceptivos significa que las mujeres, en los países que aparecen al final de la lista, se enfrentan no sólo a más embarazos, sino también a situaciones más peligrosas durante los partos, lo cual tiene como resultado un mayor índice de mortalidad materno-infantil.

El índice de las madres examina las diferentes formas en que las mujeres trabajan en primera línea de la atención sanitaria, y la forma en la cual están ayudando a salvar las vidas de ellas, los bebés y los recién nacidos.

Con el informe se hace un llamado urgente a incrementar el número de trabajadoras sanitarias en primera línea en las naciones más pobres del mundo.

En 2000, los líderes mundiales se comprometieron a reducir el número de niños y niñas menores de cinco años que pierden la vida por enfermedades y causas prevenibles o curables.

La campaña “Todos Contamos”, de Save the Children, tiene como objetivo alcanzar el cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio: reducir en dos tercios la mortalidad infantil de menores de cinco años hasta 2015.

Para ello, Save the Children urge a los gobiernos a cumplir sus compromisos con los Objetivos de Desarrollo del Milenio 4 y 5, y, específicamente, en aumentar la cobertura de intervenciones que salvan vidas por parte de trabajadoras sanitarias formadas.

A nivel mundial, anualmente se reporta que 8.8 millones de niños mueren antes de cumplir cinco años, que el 41 por ciento de las muertes infantiles ocurre durante el primer mes de vida de niños recién nacidos.

Asimismo, alrededor de 50 millones de mujeres dan a luz en el hogar, sin asistencia médica profesional, y casi 343 mil mujeres mueren anualmente como resultado de complicaciones del embarazo o de parto.