Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El economista Cirilo Otero no sabe a qué ángel o a qué demonio atribuirle la “multiplicación de los panes” de la que habló el presidente Ortega en la víspera del Primero de Mayo, cuando anunció un bono de 529 córdobas, cuyos recursos no están claros, realmente, de dónde proceden.

¿Será un milagro de María Santísima? ¿O será de los narcos? ¿O de alguna transnacional..?, se pregunta el director del Centro de Investigaciones de Políticas Ambientales (CIPA), quien por ser especialista en temas económicos, subraya que lo que multiplicará Ortega son los problemas para el país, comenzando con la violación a la Constitución y a la Ley del Régimen Presupuestario, además de atentar contra la economía nacional.

“Con esto del bono, el presidente Ortega acaba de producir cuatro aspectos negativos que hay que analizar con mucho detenimiento y dignidad como nicaragüenses”, sugirió Otero.

El “efecto 1 es que el está violando la Constitución y la Ley del Régimen Presupuestario, las que dicen que todos los fondos que utilice el gobierno o el Estado, capte, transforme, transfieran, tramitan, manejen, apliquen e inviertan, deben ser canalizados por la caja única, que es el presupuesto de la República y debe ser aprobado por l a AN…”

Un segundo efecto, “creo que Ortega hace un fachadismo, le crea una expectativa a la gente con base en una aplicación de recursos que no tiene ningún asidero legal, porque al terminar la Administración Ortega, el otro gobierno no estará obligado a darle continuidad a eso que pareciera ser un aumento salarial. Eso es un acto de engaño político a ese sector de la población como es el beneficiado”.

Jugando con fuego

El tercer efecto es que Ortega “está jugando con la economía, porque cuando ese dinero empiece a circular, va a calentar la economía, y si no funciona bien, inmediatamente habrá inflación”.

El cuarto efecto “que considero que es el más grave, es que si Ortega no logra decir realmente de dónde le viene el dinero, está cometiendo otro delito, porque el titular del Ejecutivo no puede hacer ninguna transacción que sea a escondidas, y peor con recursos financieros”.