•  |
  •  |
  • END

El asesor presidencial para asuntos económicos, Bayardo Arce Castaño, aseveró ayer que Nicaragua “puede salirse del Fondo Monetario Internacional” en el futuro, así como lo hicieron otras naciones centroamericanas, tras minimizar los desacuerdos con ese organismo multilateral que provocaron la posposición de la reunión prevista para esta semana.

En declaraciones a Noticias 12, Arce dijo que el FMI quiere conocer “el impacto” que tendrá la entrega de bonos de 529 córdobas a 120 mil trabajadores del Estado, que serán financiados con las ganancias que deja el negocio petrolero.

“Estamos en una comunicación fluida, tranquila", expresó el asesor, quien negó que la medida tenga efectos inflacionarios, porque "está debidamente respaldada por el petróleo" y lo dará "directamente el Alba solidaria", a través de sus diferentes empresas en el país.

Durante el acto en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores, el presidente Daniel Ortega anunció que con recursos del Alba entregaría un bono a los trabajadores del Ejecutivo, específicamente a 36 mil maestros de primaria, a 10 mil de secundaria y a 15 mil que trabajan en la alfabetización; a 23 mil 600 trabajadores de la salud, cuyos salarios son inferiores a 5 mil 500 córdobas; a 12 mil policías, a 10 mil miembros del Ejército, y a 9 mil 600 trabajadores de las instituciones del Estado que ganan menos de 5 mil 500 córdobas.

El FMI canceló el miércoles de último momento la reunión donde se haría la cuarta revisión del programa económico suscrito por Nicaragua, porque, expresó el organismo en un comunicado, su personal técnico “está trabajando de manera cercana con las autoridades económicas para evaluar el impacto en el programa de las medidas económicas recientemente anunciadas y otras asociadas con el programa”.

Entre las inconformidades del organismo está que los 500 millones de córdobas con los que se financiará el bono se manejan fuera del Presupuesto General de la República.

“De un bolsillo a otro bolsillo”

El asesor presidencial de participación ciudadana, Rodolfo Delgado, trató de explicar ayer durante un programa televisivo pro gubernamental, cómo se financiará el bono.

“Sencillamente es un mecanismo transaccional que sale de un bolsillo de un sector de la economía y entra a otro bolsillo. En este caso, sale de quienes, por necesidad de su actividad propia de la economía, necesitan consumir combustible, energía, etc.; ellos compran ese servicio, y después eso pasa a un fondo social, y del fondo social pasa a los 120 mil compañeros y compañeras beneficiarios. Desde ese punto de vista no tiene ningún impacto inflacionario”, dijo Delgado.

Delgado también dio su explicación sobre la transparencia de los fondos Alba, que no pasan por el Presupuesto, y aseveró que aunque estén oficialmente incluidos en los mecanismos estatales no garantiza que serán bien fiscalizados.

“Yo le quiero decir al pueblo nicaragüense que el hecho de que esté o no esté en el Presupuesto General de la República, eso no da más o menos transparencia; lo que la da es el sistema de fiscalización que existe en cualquier proceso”, dijo.

Luego agregó que “en el caso del Alba, se han constituido varias instancias de Alba, está Alba-Alimentos, Alba-Construcción… Y en cada una de esas instancias hay una contraloría que responde por el manejo transparente de esos fondos. A estas alturas, sólo ha habido un único caso, en el cual el contador se alió con la administrativa e hicieron un desfalco de 3 millones de córdobas, algo así. Claro, la prensa quiso decir que eran millones de dólares, como la mentira que siempre quieren hacer”.

El funcionario dijo también que el denominado Fondo Social, de donde saldrá la partida para financiar el bono de 529 córdobas, cuenta con un órgano contralor que, incluso, está compuesto por “máximas autoridades de Nicaragua y de Venezuela”.